Cartografías imaginarias

El actor, director, dramaturgo y artista visual Fernando Rubio dará, hoy y mañana, el Taller de Artes Performáticas “Cartografías Imaginarias” y su cruce con el espacio público, las intervenciones urbanas, en el Instituto Universitario Patagónico de las Artes



1
#

El dramaturgo produce para reformular el espacio, la intimidad, el vínculo con los espectadores.

Fernando Rubio vive y trabaja entre Río de Janeiro y Buenos Aires. Egresado de la Escuela Metropolitana de Arte Dramático, dirige los proyectos ÍntimoTeatroItinerante y Residencias Artísticas El Jardín Sahel. Ha publicado libros y ensayos, y recorrido cientos de países con “Pueden dejar lo que quieran” escultura con miles de prendas recolectadas y aportadas voluntariamente, y sus performances e intervenciones urbanas “Donde comienza el día” (2010), “Todo lo que está a mi lado” (2012) que acaba de presentar del 27 al 30 de enero en San Martín de los Andes, dentro del Festival Estival, y en el helipuerto del Centro Cívico de Bariloche, del 2 al 4.

“La definición de performance no es muy sencilla porque hay muchísimas disciplinas que la usan, incluso para definir cómo actúa un bailarín, un actor o un jugador de fútbol”, explica Fernando en el comienzo de su encuentro con “Río Negro”. “Esa palabra ha tenido un derrotero muy grande. En términos estéticos, posee una historia ligada a la intervención de espacios que revisaron y reformularon las ideas convencionales sobre cuánto dura una acción, por ejemplo. Algunos proyectos fueron muy efímeros, utilizando ámbitos no habituales para ver la teatralidad, que pudieran impactar sobre el cotidiano de las ciudades y la política; o también uniendo conceptos de diferentes artes, como las visuales. Para mí, básicamente, es un modo de hacer que habilita la expansión espacial, temporal y de situaciones estéticas, de las formas tradicionales que precisan ciertas normas ligadas al espectáculo como cuánto debe durar una obra, cuál es el ámbito adecuado, qué situaciones pueden ocurrir ahí, de qué manera se expone el cuerpo del espectador. Todo eso, la performance, lo trata, lo cuestiona como uno de sus temas centrales.

P- No requiere de un teatro y su escenario, luces, telones, de una hora cuarenta ocupando una butaca...

R- Exactamente. Eso está puesto en jaque, pero no por ir en contra, sino porque sus propias reglas permiten otras temporalidades, otros espacios y formas de actuar y de diálogo con las artes. Por supuesto, mediante una tarea muy profunda porque contrariamente a lo que muchos creen, no es algo espontáneo que cualquiera puede hacer. En realidad, los componentes de esa acción están ligados a saberes. Por caso, en todas mis puestas en texto es fundamental.

Yo soy dramaturgo, escribo hace muchísimo tiempo y además dirijo y soy artista visual, entonces, ahondo muchísimo en los elementos con que trabajo y el tiempo que ocupo en cada obra es muy grande. Es difícil de entender que es o no es performance porque muchas veces la palabra se usa de modo erróneo. Las definiciones, finalmente, dejan de ser importantes cuando uno ve una obra que lo conmueve, lo atraviesa de diversas maneras.

P- Esto último, es la clave de una pintura, una película, un buen libro, una foto, una obra teatral... Lo que cambia aquí, es que ocupa un ámbito público por donde la gente circula, un parque, una estación de tren.

R- Claro. Una de las cuestiones que revisa la performance es esa posibilidad de intervenir espacios de una forma desacostumbrada.

P- Va hacia la gente y no al revés.

R- No en función del espectáculo sino de los preceptos de los cuales la obra habla. Cómo está el público, cuánto tiempo dura y dónde sucede, son tres ejes fundamentales del pensamiento performático.

P- Al comienzo usaste la palabra efímero... Hay algo de eso en estas propuestas y también son irrepetibles.

R- Sí. Por supuesto que cada obra tiene sus modos de articularse, algunas incluso en su mismo carácter tienen sus propias reglas, entonces varía según el lugar que interviene. Por ejemplo, “Todo lo que está a mi lado”, que acabamos de presentar en San Martín y Bariloche, atraviesa diferentes geografías. Va de espacios naturales a cerrados, o ámbitos con historia, y siempre en cada lugar va a variar. Ese espacio no sólo contiene la obra, también se indaga, se dialoga con él y se disuelve. Si lo que rodea al sitio donde se ubican las camas, tiene una historicidad, está en reflexión permanente. No solo se tiran las camas y da lo mismo donde sea. Esa clase de pensamientos, habitualmente, otras artes no lo poseen.

En cuanto a efímero, he hecho obras solo una vez, como parte de una decisión ante un acontecimiento que no podía repetirse. La contundencia de su acción estaba también determinada para sea un gesto único. Y no lo volvimos a hacer. En algunos casos se preestablece y no tiene una funcionalidad espectacular. Son gestos que también acompañan el discurso poético de la performance. En otros tratamientos sería impensable, cómo voy a trabajar tanto para hacerlo solo una vez... Y de ahí a riesgos mucho mayores que toman ciertos performers que han comprometido su cuerpo de una manera total

P- Apelando a tu experiencia como actor, dramaturgo y director, qué gana, se enriquece en la comunicación entre los artistas que intervienen en una performance y el público?

R- No todas tienen el mismo tratamiento del público, ni el mismo pensamiento sobre él. En el caso de mi obra, siempre pienso desde el minuto uno en qué lugar está ubicado el espectador, física, intelectual y espiritualmente dentro de la propuesta.

“Cartografías imaginarias” es el taller que Fernando Rubio ofrecerá en el IUPA. Tiene por objetivos expandir los procedimientos para la creación ampliando conocimientos y experiencias de los alumnos; reflexionar sobre el teatro performático y su relación con las artes visuales, la intervención urbana y las posibilidades estéticas resultantes de la acción directa; despertar un espíritu crítico, lúdico y creativo; que a partir de desarrollar los materiales y el pensamiento, los asistentes construyan su propia obra, individual o colectiva; montar situaciones teatrales performáticas en intervenciones urbanas, performances, instalaciones y momentos de la vida cotidiana. Y como temáticas, analizar la ciudad y su dramaticidad, buscando una nueva cartografía; activar el movimiento sobre el territorio urbano para registrar y crear un relato y objetivos sobre el recorrido.

Horarios

El Taller de Artes Performáticas lo dictará Fernando Rubio en el Instituto Universitario Patagónico de Artes (Rivadavia 2263, Roca), hoy y mañana de 10 a 13 y de 14 a 18. Gratuito.


Comentarios


Cartografías imaginarias