Fertilización asistida y el sueño de ser padres

En casos, la mujer tiende a posponer más el embarazo.




La esperanza para muchas parejas que quieren ser padres siempre se renueva. Y no solo porque existen técnicas de alta y baja complejidad para procrear en la actualidad, sino porque la Cámara de Diputados de la Nación aprobó hace unos días media sanción al proyecto de ley para incluir en el Plan Médico Obligatorio (PMO) del sistema nacional de salud, público y privado y obras sociales la cobertura de los tratamientos y procedimientos de fertilización asistida.

Si hablamos de infertilidad, según los conceptos internacionales, es la incapacidad de una pareja para lograr una concepción después de un año de relaciones sexuales sin protección anticonceptiva.

Su incidencia va en aumento con cifras que varían entre el 15 y el 20%. Las causas pueden ser de origen tanto femenino como masculino, por si fuera poco hay que tener en cuenta la edad de la mujer.

“La medicina se basa en la evidencia. Antes uno realizaba lo que se denominaba una intervención para explorar la pelvis de la mujer. Hoy en día, la cantidad de estudios nuevos han permitido evaluar minuciosamente tanto al factor femenino y como al masculino para integrarlos y llegar a una conclusión válida”, dice el doctor Juan Manuel Bonina, director del Centro de Medicina Reproductiva Bariloche, Fertility Patagonia.

“Se hace lo que se llama una pirámide diagnóstica donde se comienza por los estudios básicos y se va apuntando a un diagnóstico en el cual se le brinda al paciente para que tome la decisión de la continuidad del tratamiento. La etapa diagnóstica puede iniciarse en la localidad de donde es el paciente, a eso se le suman los estudios que nosotros realizamos, para luego abrir las instancias terapéuticas”.

En este tipo de tratamientos el costo emocional es muy alto. “Una mujer tiene una determinada capacidad de soportar un número de procedimientos. Hay que ser muy selectivos y elegir el mejor momento para ese tratamiento, hay que afinar mucho el diagnóstico. Hay que saber cuál es la causa para dar el tratamiento adecuado”, afirma Bonina.

Es así que existen los procedimientos técnicos de selección del espermatozoide según la fragmentación del ADN espermático. Esta es una técnica especial depurada que permite elegir el mejor espermatozoide.

“Hay también lo que se denomina el cultivo del endometrio. La mucosa del interior del útero se puede tomar para cultivarlo con los embriones en laboratorio, para que tengan mayor ‘amistad’ entre el embrión y el endometrio de la propia mujer para luego llevarlo al interior del útero de esa mujer”, dijo el profesional.

También se hace “la selección de los preembriones y de las células que uno va a transferir, el momento en que llevamos las células al interior del útero. Antes esos preembriones se transferían a las 48 o 72 horas, ahora se los lleva a estadios de mayor maduración para seleccionarlos, para saber cuál de ellos tiene más fuerza para poder implantar,. Porque se ha logrado a nivel del laboratorio cultivar las células mucho más días, ya que han mejorado los medios de cultivo, la incubadoras, se han mejorado los procedimientos técnicos. En la medida que puedas elegir los embriones que mejor han resistido en el laboratorio seguramente van a poder nidar, implantarse con mayor porcentaje en el útero de la mujer”, dijo Bonina.

Gladis Gutiérrez

gmgutierrez@rionegro.com.ar


Comentarios


Fertilización asistida y el sueño de ser padres