Feudal tras el voto de las mujeres

Con la expectativa de cambiarle el signo político al gobierno municipal de Bariloche - hoy en manos del peronismo - la Alianza UCR - MUP puso en marcha su campaña electoral. Atilio Feudal - candidato a intendente - prometió incorporar a la mujer al máximo protagonismo en la gestión municipal y entregarle las riendas de cuestiones que hoy no manejan.





SAN CARLOS DE BARILOCHE .- El candidato a intendente por la Alianza Unión Cívica Radical y el Movimiento de Unidad y Participación, Atilio Feudal, eligió poner un particular acento en el protagonismo de las mujeres al realizar ayer su primer gran acto proselitista con la mira puesta en el 24 de octubre.

El encuentro se desarrolló anoche en el cine Bariloche.

En los turnos anteriores ocuparon la tribuna la candidata a diputada nacional y actual legisladora provincial Marta Milesi, y la dirigente del MUP y primera en la lista de aspirantes al Concejo Municipal, Graciela Di Biase.

«Nuestro propósito es incorporar a la mujer al gobierno municipal más allá de los temas clásicos como el social y el materno infantil», adelantó Feudal.

Horas antes de ingresar al salón donde se congregaron casi un millar de entusiastas adherentes (con mayoría del sexo femenino), el candidato radical le dijo a «Río Negro» que piensa tomar el cupo legal del 30 por ciento «como piso» del espacio que ocuparán las mujeres en su gobierno.

Prometió crear una secretaría de la mujer «para integrarlas al gabinete y que tengan peso en todas las decisiones, las políticas, las económicas».

Según Feudal, las mujeres ocupan actualmente sólo el 10 por ciento en los cargos directivos, tanto a nivel empresarial como político, mientras que los hogares sostenidos por mujeres son no menos de un 30 por ciento.

«Esto demuesta que tienen responsabilidades que no se reflejan en la conformación de los grupos dirigentes», reflexionó.

Y acotó:

«Hay que empezar por algún lado a corregir esta disparidad y nosotros proponemos hacerlo desde la función pública».

Consultado por el nombre que tenía en mente para la nueva secretaría, no quiso adelantar nada. Dijo que deberá ser «una mina fiel y de gran corazón, como dice el tango».

El discurso reivindicador de lo femenino dejó paso luego a la accidentada relación con el Frente Grande que mantienen el radicalismo rionegrino en esta ciudad.

El lunes último ambas fuerzas oficializaron sus listas municipales por separado, con la salvedad de que el FG inscribió una segunda opción con Feudal como candidato a intendente seguido de la nómina propia para concejales.

El dirigente radical no ocultó el fastidio que le producen las idas y venidas sobre el tema y reconoció que «la gente tiene derecho a estar confundida con todo esto… los políticos no tenemos que sumar confusión»

Según indicó, hasta el sábado el Frente Grande tiene tiempo para definir si avala o no su candidatura. Si lo hace debería también acompañar su boleta con los candidatos a diputados por la Alianza, Jorge Pascual y Marta Milesi.

«Si no aceptan esta última variante no habrá acuerdo alguno, de lo contrario armarían una ensalada que no les podemos permitir», señaló Feudal.

El dirigente del Frente Grande Guillermo Gatto dijo que «a nivel local no hay inconvenientes» con llevar a Feudal, Pascual y Milesi en su lista «pero todo depende de una negociación que se lleva a nivel provincial».

Aseguró que la lista propia que presentaron como alternativa con Julio Accavallo como candidato a intendente, «es sólo una formalidad, por si la otra resulta impugnada, pero la decisión política de la asamblea local del partido fue armar la Alianza y acompañar a Feudal».

Se lamentó, sin embargo, de que el radicalismo y el MUP no hayan aceptado abrir su lista de candidatos al Concejo para insertar un par de nombres del Frente, porque al ir con nóminas separadas «se está poniendo en riesgo al presidencia del Deliberante» que podría quedar en manos de la justicialista Ester Acuña.

De bigotes y duro

Atilio Feudal quiere volver a la política pisando fuerte, a un cargo que a priori no se le presenta como un campo florido. Piensa poner fin así a un virtual retiro de varios años, en los que permaneció al frente del casino local en su última etapa estatal y luego continuó en la gerencia de la misma sala de juegos cuando pasó a manos privadas.

Conocido por su carácter hosco y propenso a la irritabilidad, este contador de bigote poblado dejó grabado sin embargo en el recuerdo de muchos barilochenses una frase digna del mejor espíritu flemático. «Siempre que nevó paró», se resignó en lo peor de la nevada de 1984.

En aquellos días Feudal era presidente del Concejo Municipal, cuando ese cargo representaba la máxima autoridad municipal. En ese cuerpo el peronismo tenía sólo tres representantes y los radicales contaban con un sólido bloque de ocho ediles. Una hegemonía que hoy no se atreve a soñar.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Feudal tras el voto de las mujeres