Fiesta con suspenso obligado en Bariloche

La coronación de la reina se suspendió por la incesante lluvia sobre el Centro Cívico.

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- El clima patagónico le jugó ayer una mala pasada a la Fiesta Nacional de la Nieve, que no pudo coronar a su nueva reina y debió postergar el acto central programado en la plaza del Centro Cívico.

Un diluvio que no se detuvo en toda la tarde y estuvo acompañado de un fuerte viento del Oeste obligó a reprogramar el espectáculo, que tenía a la actuación del grupo La Mosca como uno de los momentos más esperados.

La lluvia constante y muy abundante se inició antes del mediodía y desde entonces se sucedieron las reuniones de la comisión organizadora para evaluar la situación y redefinir el programa.

Recién a las 17 confirmaron oficialmente que quedaba suspendido el show central programado para ayer y también toda la actividad de hoy, que comprendía el concurso de hacheros, el desfile de carrozas y el cierre con fuegos artificiales.

Los nervios y la contrariedad fueron moneda común en los pasillos de la Secretaría de Turismo, donde también se escucharon reproches por la imprevisión de no contar con la alternativa de un lugar cubierto.

El propio intendente Alberto Icare paseaba su frustración por la imposibilidad de llevar adelante la fiesta de acuerdo a lo previsto mientras las postulantas al reinado también seguían ansiosas los conciliábulos. Fi

nalmente fueron "liberadas" hasta la noche, cuando volverían a reunirse en otra fiesta particular en el cerro Catedral.

Paradojas de la geografía cordillerana, las chicas habían participado al mediodía de otro agasajo en el cerro Leones, ubicado unos 15 kilómetros al Este de la ciudad,donde no caía una gota de lluvia.

Los integrantes de La Mosca llegaron pocas horas antes del horario previsto para subir al escenario pero no salieron del aeropuerto.

Al conocer las novedades sobre la suspensión emprendieron la vuelta a Buenos Aires con el compromiso de volver el martes si la Fiesta se reprograma para ese día.

Los técnicos admitieron que el principal riesgo de salir a escena aun bajo la lluvia es el que representaban los miles de voltios involucrados en el sonido y la iluminación y su exposición a la humedad reinante.

El dato llamativo es que la comisión organizadora no haya previsto el mal tiempo como una eventualidad muy probable en esta época. Más aun cuando en la edición 2002 el espectáculo central debió suspenderse dos veces y terminó realizándose a mediados de septiembre.


Comentarios


Fiesta con suspenso obligado en Bariloche