Figo, entre la nostalgia y la bronca





El Real Madrid despidió ayer a Luis Figo, todo un símbolo del club 'merengue', el hombre que inauguró la «era galáctica» hace cinco años, y que ahora se marcha al Inter entre el silencio y el rencor.

El portugués entró a la 'Casa Blanca' por la puerta grande y se marchó por la chica. «Me despediré el sábado de los hinchas, ya que no me dejan hacerlo en el campo», fue el mensaje de ayer del jugador antes de mancharse de Irdning, en Austria, donde el equipo está de pretemporada.

Esta breve frase refleja el rencor con el que Figo pone fin a cinco temporadas en el Madrid, palabras dirigidas especialmente al técnico brasileño Vanderlei Luxemburgo, a quien hace responsable de su marcha. Porque, según se desprende de la reacción del portugués, se va del club muy a su pesar.

Figo quedará para la historia del Real Madrid como el hombre que propició el cambio, la irrupción de un modelo controvertido de gestión financiera y deportiva propuesta por Florentino Pérez.

Ahora su presente está en Milán, en el nuevo 'galáctico' de Italia, que lo espera con los brazos abiertos.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Figo, entre la nostalgia y la bronca