Fin de conflicto en Molarsa



NEUQUÉN (AN).- La junta médica solicitada por la subsecretaría de Trabajo resolvió que el trabajador de la fábrica papelera Molarsa deberá realizar tareas livianas por las afecciones que sufre. De esta manera la empresa está obligada a reasignarle un rol dentro de la fábrica. “Es un triunfo”, aseguraron los empleados que llevaron adelante una protesta durante dos meses. El conflicto que comenzó a fines de abril estaría a punto de resolverse ante un dictamen favorable de la junta médica para con el reclamo de los trabajadores. La protesta se inició porque la gerencia de Molarsa se había negado a asignarle tareas livianas a un empleado que tenía certificado médico. En el medio de una conciliación obligatoria dictada por Trabajo se resolvió hacer una junta médica que evaluó el caso y resolvió que el empleado tiene una afección por lo que debe cumplir trabajos específicos que no compliquen su salud. Uno de los delegados, Alfredo Fuentes, explicó que el dictamen es importante porque especifica qué tipos de trabajo puede hacer, qué peso puede levantar, entre otros puntos. “Para nosotros es un triunfo, ganamos el conflicto después de parar 100% la producción de la fábrica y resistir las amenazas,”, cerró Fuentes.


Comentarios


Fin de conflicto en Molarsa