Fin de una era: Rusia elimina beneficios sociales

Cambian los servicios gratuitos por mejora salarial. Protestas.

MOSCú.-En medio de masivas protestas populares en todo el país, la Cámara baja (Duma) del Parlamento ruso aprobó ayer un resistido proyecto de ley que elimina beneficios sociales directos por compensaciones monetarias. De este modo, se termina con una tradición que había sobrevivido incluso a la implosión de la Unión Soviética.

La iniciativa del presidente Vladimir Putin fue presentada en julio pasado y durante su discusión ha tenido un amplio rechazo popular, pues afectará a casi 30 millones de rusos, la mayoría jubilados, veteranos de la Segunda Guerra Mundial , estudiantes, discapacitados y sus familias.

El proyecto, que entraría en vigor a partir de enero del 2005, propone sustituir esos beneficios (descuentos o exenciones en vivienda, el transporte público y servicios de medicina y educación) por ingresos extras. Los pagos previstos oscilarían entre 800 rublos (unos 27dólares) y 3.500 rublos ( 120 dólares) al mes.

Sus opositores, entre ellos diputados del Partido Comunista y del bloque Patria, estiman que esas remuneraciones no son suficientes para enfrentar la escalada general de los precios, sobre todo si se trata de los sectores de bajos ingresos.

El proyecto de ley es parte de un paquete de reformas sociales que Vladimir Putin impulsa en su segundo período presidencial. El proyecto fue ideado por el ministro de Sanidad y Desarrollo Social, Mijail Zurabov, quien sostiene que la nueva ley es propia de países desarrollados y contribuiría a elevar los ingresos de buena parte de la población.

De acuerdo con los cálculos de esa cartera y la de Finanzas, para ese cambio colosal, el Estado desembolsaría de su presupuesto uno 171 mil 800 millones de rublos (poco más de cinco mil 600 millones de dólares).

Para combatir la resistencia, el gobierno ha lanzado una campaña televisiva para convencer a la población. Al decir de Zurabov, el actual sistema de ayudas sociales favorece únicamente a los habitantes urbanos, pero la población rural prefiere recibir dinero a tener el privilegio, por ejemplo, del transporte público gratuito, el cual no existe en las aldeas.

Pero los opositores están convencidos de que la compensación no tendrá el mismo valor que sus subsidios y temen que la suma fijada pierda valor rápidamente debido a la inflación, que se estima del 10% para este año. Las presiones de movimientos rusos de izquierda opuestos a lo que consideran una violación de las actuales conquistas sociales llevaron ayer a la Duma a pronunciarse por casi cinco mil reformas al texto del controvertido proyecto. Entre esas nuevas anuencias sobresale la idea de disponer de un paquete social mensual, ascendente a unos 450 rublos per cápita, para subsidiar servicios, como pasajes de ferrocarril, medicamentos y la estancia y traslado hacia sanatorios de rehabilitación.

Pese a todas esas concesiones, la sesión ordinaria de la Duma estuvo acompañada de manifestaciones de protesta en las cercanías de la sede del parlamento y en la Plaza de la Revolución, en el corazón de Moscú, que repudiaron por antisocial el nuevo programa del Kremlin. Analistas citados por la prensa señalan que el abandono de la tradición soviética en materia de beneficios sociales amenaza a Putin con una fuerte pérdida de popularidad. Según la corresponsal de la BBC en Moscú, Sarah Rainsford, este es el proyecto de ley que causó más controversia desde que Putin asumió la conducción del Kremlin. (Télam-BBC/Redacción Central)

Mejora y dudas en educación

WASHINGTON (Télam-SNI).- El sistema educativo científico ruso está renaciendo, produce más de 200.000 licenciados cada año y sus científicos continúan entre los mejores del mundo, según la revista Businessweek. No obstante, el informe advierte de que los académicos rusos están envejeciendo y que el sector privado o las universidades extranjeras se llevan a muchos de los jóvenes licenciados.

«Se trata de una de las historias rusas de supervivencia con éxito la del resurgir del sistema educativo científico del país, que en su día fue espléndido», señala el informe. El trabajo señala que «la financiación estatal de la educación y la investigación científica cayó en picada con la desaparición de la Unión Soviética». «Pero los centros científicos y las universidades rusas se están adaptando lentamente a la cruda realidad de una economía de mercado, aprovechando los fondos privados y los contratos de investigación, y formando asociaciones con compañías internacionales de peso, y al mismo tiempo, el número de alumnos matriculados en los cursos científicos comienza a aumentar de nuevo», agrega.

Gracias al resurgir económico de Rusia, que se inició a finales de los 90, el gobierno del país aumentó su inversión en el campo de la ciencia en un 90% desde 1998. Sin embargo, esto solamente supone una parte de lo que se destinaba a la ciencia antes de la caída del comunismo.

De hecho, Rusia destina actualmente sólo el 1,24% de su PBI a la investigación y el desarrollo (I+D). Es la mitad de lo que destinan Francia y Alemania, por ejemplo.

Fuerte crecimiento

El Ministerio de Desarrollo Económico ruso anunció ayer una revisión en alza de su previsión de crecimiento del PIB para 2004 en Rusia a 6,7%, contra 6,6% anteriormente, pese a las turbulencias financieras. El responsable, Andrei Klepatch también indicó que la producción industrial del país debería aumentar 7% en 2004. En el primer semestre de 2004, el PIB ruso aumentó 7,4% con respecto al mismo período del año pasado. En 2003, el PIB ruso había progresado 7,3%. (AFP)


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora