Firmas frutícolas, con problemas en frigoríficos



Las empresas frutícolas comenzaron a manifestar su preocupación por la evolución que está mostrando la crisis energética.

La mayor parte de las firmas del sector fueron ya comunicadas por la distribuidora Edersa de que recibirán energía en los mismos niveles al consumo de 2005, lo que significa un escenario complicado para los frigoríficos."Esto es un castigo al crecimiento", aseguró un empresario frutícola al ser consultado por el tema. Los buenos vientos de estos últimos años en materia de precios sobre las peras y las manzanas determinaron que muchas empresas realizaran nuevas inversiones para poder sostener su crecimiento. Muchas frutícolas invirtieron para aumentar su capacidad frigorífica en estos dos últimos años, capacidad ésta que se encuentra hoy en serio riesgo ya que existen limitaciones de energía para que pueda ser utilizada. Edersa llevó el consumo de electricidad de las frutícolas a los niveles de 2005. Si necesitan más, las empresas deberán comprarla por fuera del sistema. Esto significa mayores costos, ya que por fuera de CAMMESA la energía está más mucho más cara. Este escenario sin duda terminará por afectar los precios internos de la fruta. "Los mayores costos a los que debemos incurrir terminarán siendo pagados en parte por la fruta y en parte por el consumidor", aseguró la fuente consultada. La mayor parte de la fruta que hoy está en las cámaras frigoríficas tiene como destino final el mercado interno y Brasil. Por lo tanto habrá que esperar subas sobre los precios de las peras y manzanas en las góndolas locales producto de este aumento de costos en la energía.

Pero el problema no está en este último punto. Lo más grave es que hay muy poca energía disponible por fuera del sistema. "Nosotros salimos a comprar a la generadora que está cerca de Senillosa pero nos aclararon que tenían toda su energía vendida a CAMMESA", protestó el ejecutivo consultado.

Las restricciones que hoy tienen las empresas frigoríficas se concentran entre las 16 y las 24 del día. En la medida en que las temperaturas externas se mantengan frías, menos será la cantidad de energía que se necesite para mantener en niveles adecuados la temperatura de la fruta en las cámaras.

El problema se volverá crítico a partir de agosto cuando comience a subir la temperatura ambiente y los frigoríficos deban trabajar a 'toda máquina' para poder mantener las temperaturas internas de la cámara. Con la falta de previsibilidad que existe en el sistema eléctrico, no se descarta la posibilidad de que las empresas tengan que salir a rematar su fruta en los próximos meses.


Comentarios


Firmas frutícolas, con problemas en frigoríficos