Flavio, con un “Sonidero” rítmico y bailable

El ex integrante de Los Fabulosos Cadillacs lanzó un disco ciento por ciento rítmico con la Mandinga.



BUENOS AIRES, (Télam).- El músico y compositor Flavio Cianciarullo acaba de editar el cuarto disco de su carrera solista después de la ruptura de Los Fabulosos Cadillacs, titulado “Sonidero K-chenge Special”, del que asegura, es un material “ciento por ciento bailable, con la autenticidad y el peso de la música bailable y popular”.

“Es un disco ciento por ciento bailable y no me da pudor decirlo ni ponerme enfrente de la paquetería intelectual que propone la solemnidad y siempre tuvo cierto prurito con lo bailable”, aseguró Flavio, ex bajista de Los Cadillacs y autor de temas como “Matador”.

“A diferencia de ese preconcepto, yo creo en la sinceridad y la falta de hipocresía de la música bailable, en la sinceridad y el peso de la cumbia, en la autenticidad y el peso de la murga con su ritmo bailable y tentador, en la sinceridad del ritmo bailable del ska y el reggae; creo en los legados negros, en los tambores que son una invitación al baile”, aseguró Flavio quien hoy lidera su propia propuest con el Mandinga Project.

El músico, que en su carrera solista se largó a cantar y que en este disco toca guitarras, bajo, samplers y percusión, aseguró que “desde Los Cadillacs que pongo en primer plano los valores rítmicos y tengo una especial predilección por esa cosa de la música popular para bailar, con toda la densidad y la sustancia que eso implica y sin que signifique caer en la frivolidad ni armar una propuesta light”.

Luego de su “murgueadísimo” “Chachivache”, tercer disco de su etapa solista, Flavio vuelve en “Sonidero” a una amplia paleta de rítmicas, que incluyen la cumbia, el corrido y el reggae bajo la distorsiva carga de un rock pasional y percusivo, sin descartar a la murga, pero incluyéndola como un color más en la expresividad sonora.

El disco atrapa también una particular forma de ligazón entre los distintos temas, estableciendo un mismo espíritu que recorre todo el trabajo y del que parte el nombre del CD.

“El sonidero lo utilizo en el disco como un concepto amplio, pero en su origen sonidero es el disc-jockey popular de México que pasa cumbias, rancheras, corridos, que corta una calle y pone su sistema de sonido, es el disc-jockey callejero que alegra a la gente y arma la fiesta”, aseguró el ex bajista de Los Cadillacs.

“La palabra además me resultó muy interesante por est de disparar sonidos, que son sonidos populares, canciones; el sonidero no es un DJ pretensioso ni cool sino absolutamente de corte popular”, terminó de definir.

El nuevo trabajo musical es además el más cercano, en su propuesta a lo que fue la mística Cadillac, lo que Flavio, lejos de desmentir presuntuosamente, reafirma.

“Sí, en este disco hay como una continuación de esa línea; en realidad, ahora que ya no existen Los Cadillacs me transformé en un fan de la banda y esa experiencia se transformó en una influencia muy fuerte que está presente y asumo con mucho orgullo y placer”, contó Flavio.

“Me interesa también -agregó haciendo mención al primer corte del CD, “1985” (que hace referencia al año de fundación de Los Cadillacs)- volver atrás como forma de capturar ciertas magias, una magia simple y a la vez poderosa que existía en Los Cadillacs y que habíamos creado nosotros”.

Al mismo tiempo y refiriéndose a la grabación de “Sonidero”, Flavio aseguró estar cansado de lo “superproducido” y se mostró partidario del caos creativo.

“Me canso del show superproducido, en términos de rock o de la música radiable vivimos en tiempos de música supereditada por herramientas ultrasofisticadas”.

“En la mayoría de los discos las voces están megaeditadas, superafinadas y nosotros, con la Mandinga, vamos por el camino de antes, con la libertad de trabajar sobre la música, apostando al caos artístico; la cosa ultraproducida y ultrameticulosa la sé hacer, pero en mi propuesta artística me aburre, por el contrario, 'Sonidero' es un disco que tiene oxígeno y respira”, concluyó.

PEDRO FERNANDEZ MOUJAN


Comentarios


Flavio, con un "Sonidero" rítmico y bailable