FMI evalúa la calidad de las estadísticas del país

El Directorio Ejecutivo de la entidad se reúne este lunes en Washington. En febrero pasado, el Fondo había recomendado a la Casa Rosada “mejorar” el Índice de Precios al Consumidor. El plazo era de 180 días y venció en agosto.

El Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) analiza este lunes las estadísticas argentinas, frente a los cuestionamientos del INDEC, y el grado de cumplimiento por parte del Gobierno con las recomendaciones del organismo.

Así lo confirmó la semana pasada el vocero de la entidad, Gerry Rice, quien evitó referirse a una eventual sanción contra la Argentina y pidió esperar al encuentro del lunes.

“La directora gerente (la francesa Christine Lagarde) va a informar al Directorio el lunes sobre la Argentina, por lo que no sería apropiado que me anticipe yo a esa intervención, que anticipe yo esa decisión”, contestó Rice durante una conferencia de prensa en Washington.

Además, desde la Oficina de Prensa del Fondo, dijeron que “todavía no hay una fecha establecida” para la llegada al país de una misión del organismo para auditar el sector financiero local, visita que fuentes en Washington dijeron que tendría lugar “antes de fin de año o a más tardar, a principios del año próximo”.

Durante su comparecencia ante los medios, Rice enfatizó que hay “interacción” entre el FMI y el Gobierno en cuanto al artículo 8 de la Carta de la entidad, que prevé que un país que incumple la obligación de dar sus estadísticas económicas puede ser sancionado incluso con la pérdida de su membresía.

“El proceso que se está llevando a cabo se caracteriza por la interacción con las autoridades y por la diligencia debida para evaluar la calidad de las estadísticas y de su relación con los lineamientos internacionales teniendo en cuenta las obligaciones del país de conformidad con el artículo 8”, expresó el vocero.

Y añadió: “Habrá una reunión del Directorio Ejecutivo el lunes. Recomiendo esperar hasta la conclusión de esa reunión”.

En febrero pasado, el Fondo lamentó la falta de avances en la adaptación del Índice de Precios al Consumidor (IPC-GBA) que elabora el INDEC y dio al Gobierno 180 días para mejorar la calidad de esa información, plazo que se venció en agosto.

En la reunión del lunes en Washington, precisamente, se abordará el grado de cumplimiento por parte de la Casa Rosada de esa recomendación para “mejorar” los índices.

En el caso de la inflación, para el INDEC fue de 0,9 por ciento en agosto, mientras que para las consultoras privadas fue de 1,9 por ciento.

El organismo, con técnicos que en su mayoría responden al secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, aseguró además el miércoles que una persona puede comer con 5,63 pesos por día, al informar que una canasta alimentaria básica para una familia de cuatro miembros puede costearse con 699,01 pesos mensuales.

Ante la polémica por las estadísticas oficiales, objeto de crítica desde enero de 2007, cuando comenzaron a ser manipuladas de acuerdo con lo señalado por técnicos desplazados del INDEC, hasta la presidenta Cristina Fernández prefirió utilizar números de otros organismos.

Al inaugurar las sesiones ordinarias del Congreso en marzo, la jefa de Estado citó datos del FMI, de la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (CEPAL) y del G20.

“Algunos de ustedes confían más (en esos indicadores) que en nuestras propias estadísticas, así que hay que darle a todo el mundo la tranquilidad de que estamos haciendo las cosas”, ironizó la presidenta ante la Asamblea Legislativa.

Ese mismo día, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) se alineó con el FMI y le reclamó al Gobierno que corrija la medición oficial sobre inflación.

“Necesitamos resolver el conflicto alrededor de las estadísticas inflacionarias”, opinó Eugenio Díaz Bonilla, director del BID para la Argentina durante una presentación en el centro de análisis Diálogo Interamericano en Washington.

“Esa controversia tiene muchos costos políticos, económicos e institucionales”, se quejó.

Agencia DyN


Comentarios


FMI evalúa la calidad de las estadísticas del país