Fracasa licitación por ofertas muy elevadas

La más baja de las tres propuestas presentadas para terminar el gimnasio de Vista Alegre resultó ser un 32% más cara que el presupuesto oficial de casi $ 5 millones.

NEUQUÉN (AN).- La terminación del gimnasio de Vista Alegre terminó otra vez en el fracaso porque así se declaró la licitación luego de que la más barata de las tres ofertas presentadas resultó ser un 32% más cara que el presupuesto oficial de casi $5 millones. Mediante el decreto 130 de este año el gobernador Jorge Sapag y su ministro de Economía, Omar Gutiérrez, desestimaron las ofertas presentadas cuya apertura se realizó el 13 de noviembre del año pasado. En los considerandos se indicó que siendo el presupuesto oficial actualizado al mes de octubre del año pasado de $4.915.000, la mejor oferta fue de $6.493.000, es decir un 32,11% por encima. “No se encontró ninguna causal que justifique los montos propuestos, entendiendo que los mismos no son razonables por excesivos y por lo tanto inconveniente para los intereses fiscales”, se argumentó para declarar la desestimación de las ofertas. Las otras dos eran relativamente más caras que ésta. El gobierno provincial, tal como informó “Río Negro” tiene un mecanismo para compensar, en forma parcial el alza de precios de la construcción hasta un 60% de la inflación en una provincia donde la obra pública tiene protagonismo como forma de amortiguar la desocupación. El edificio, ubicado sobre la calle Islas Malvinas de Vista Alegre , se encuentra actualmente en un avance de obra del 25 por ciento. Las instalaciones existentes tienen 1.481,50 metros cuadrados, y la obra nueva a construirse es de 337,70 metros cuadrados. La superficie total cubierta del gimnasio será de 1.819,20 metros cuadrados, según informó la subsecretaría de Obras Públicas. En la anterior gestión del municipio se desmanteló la estructura de chapa del gimnasio para dotarlo de una estructura de material, pero no se ha podido, desde entonces, culminar el complejo. El sistema para recalcular los montos en caso de una obra pública se aplica cuando la variación contractual supera el 10%, incluyendo todos los ítems (materiales, mano de obra, costo de equipos –amortización, reparaciones y repuestos–, subcontratos –instalaciones de calefacción, sanitarias, contra incendio–, gastos generales y financieros). El porcentaje de incremento se fija mediante los valores que brinda periódicamente el Indec. Tanto desde la subsecretaría como desde la Cámara confirmaron que las mayores variaciones se producen con las obras de plazos amplios, como las de un año o más.


Comentarios


Fracasa licitación por ofertas muy elevadas