Francia: crece la protesta juvenil



PARIS (AFP) - Los sindicatos y organizaciones estudiantiles fortalecieron ayer el pulso que echan al gobierno del primer ministro francés Dominique de Villepin, quien se negó a retirar el nuevo contrato para jóvenes que amenaza su futuro político.

Entre tanto, los jóvenes continúan en pie de guerra. Ayer, estallaron escaramuzas entre manifestantes y las fuerzas de seguridad frente a al prestigioso Colegio de Francia en París.

Las fuerzas del orden lanzaron gases lacrimógenos para dispersar a los estudiantes. Proliferaban también las asambleas generales en las universidades francesas, de las cuales unas cuarenta siguen bloqueadas o en huelga, para fomentar la movilización de cara a las manifestaciones previstas a partir del martes. El primer ministro, candidato a la presidencia en las elecciones de 2007, mantiene sin cambios sus planes.

En una intervención en televisión, Villepin afirmó el domingo por la noche que la ley por la que se rige el Contrato Primer Empleo (CPE) "se aplicará", a lo que Bruno Julliard, presidente del principal sindicato estudiantil, la Unef, respondió el lunes que entonces "la calle se expresará". Reservado para los menores de 26 años, el CPE, de inspiración liberal, prevé la posibilidad de que el patrón prescinda de los servicios de sus trabajadores sin justificación alguna durante dos años. Una federación de alumnos de centros de secundaria, la Fidl, afirmó sentirse "aterrada por el autismo total del que hace alarde" Villepin.


Comentarios


Francia: crece la protesta juvenil