Francia está parada por una huelga de transporte



Actualizado a las 10:50

París (Télam-SNI).- Una huelga general afectaba seriamente hoy todo el transporte público de pasajeros en numerosas ciudades de Francia y provocaba retrasos en cientos de vuelos internacionales, informaron las autoridades francesas. El paro fue convocado por los sindicatos “en defensa del empleo, el poder adquisitivo y la seguridad social”, y contra la privatización de los servicios públicos, y la medida de fuerza recibió el apoyo de los partidos opositores.

Los siete gremios convocantes anunciaron además la realización de 143 manifestaciones a lo largo del día en 150 ciudades del país para que “un millón de personas” rechace la política económica del gobierno de derecha del primer ministro Dominique de Villepin. La medida, de 36 horas, comenzó anoche, y para esta mañana ocasionaba notables trastornos en el transporte público.

En París, la medida afectó los subterráneos, colectivos y trenes. La frecuencia de los subtes y colectivos cayó a la mitad respecto de la habitual y las dos terceras partes de los servicios de trenes quedó suspendida, dijeron las empresas operadoras. En Marsella y Lyon, la segunda y tercera ciudades más grandes de Francia respectivamente, los colectivos y el subte quedaron virtualmente paralizados.

En Toulouse, en el sur del país, huelguistas hicieron varios piquetes frente a dos empresas de colectivos e impidieron la circulación de los coches, dijeron fuentes policiales. Según predicciones de las autoridades del servicio de ferrocaril SNCF, solo uno de cada tres trenes regionales programados estará operativo, mientras que el porcentaje de trenes de alta velocidad (TGV) en funcionamiento será algo más elevado.

Además, la Autoridad de Aviación Civil francesa (DGAC) informó que se cancelaron 212 vuelos en el aeropuerto Charles de Gaulle, en el norte de París, al tiempo que 175 vuelos tuvieron que ser desviados al segundo aeropuerto de la ciudad, Orly. La huelga, apoyada también por los controladores aéreos, causó retrasos de casi dos horas en despegues y aterrizajes.

El paro y las manifestaciones constituyen un fuerte desafío para De Villepin, primer ministro desde hace cuatro meses, y para sus aspiraciones presidenciales. La medida coincide además con la apertura de las sesiones del Congreso y con el 60 aniversario de la seguridad social francesa, cuya reforma pretende el gobierno por el déficit record de 12.000 millones de euros previsto para este año.


Comentarios


Francia está parada por una huelga de transporte