Francia lanza masivo ataque aéreo en Siria

Doce naves arrojaron 20 bombas sobre las posiciones de EI. Eran campos de entrenamiento, depósitos y un puesto de mando. “Los objetivos fueron previamente identificados”, dijo el gobierno.

#

Los aviones franceses descargaron sus proyectiles en Al Raqa, que Estado Islámico considera su capital. Hasta anoche se desconocía el saldo de la incursión aérea.

AP

El Mundo

Aviones franceses bombardearon ayer el feudo del Estado Islámico (EI) en Al Raqa, en el este de Siria, en una primera respuesta a los atentados de París, reivindicado por el grupo yihadista. Doce aparatos, entre los cuales diez cazabombarderos, lanzaron una veintena de bombas destruyendo un puesto de mando y un campo de entrenamiento, anunció el ministerio de Defensa galo. “El primer objetivo destruido era utilizado por Dáesh (acrónimo en árabe del EI) como puesto de mando, centro de reclutamiento de combatientes yihadistas y depósito de armas y municiones. El segundo objetivo albergaba un campo de entrenamiento terrorista”, precisó el ministerio, añadiendo que “los objetivos fueron previamente identificados”. Por otra parte, la policía difundió la foto de un presunto implicado en los atentados de París, bajo orden de arresto internacional, y concentra ahora su investigación en Bélgica, el país donde podrían haberse planificado los ataques. El sospechoso es Salah Abdeslam, de 26 años, un hombre considerado “peligroso” y que residía en Molenbeek, un barrio popular de Bruselas donde al menos cinco personas han sido detenidas desde los atentados. La orden internacional fue emitida por la justicia belga. Los ataques del viernes, que dejaron 129 muertos y 350 heridos, tuvieron lugar simultáneamente en varios puntos de París, cuando hombres armados con Kalashnikov dispararon contra los asistentes a un concierto de rock y contra personas que estaban en las terrazas de varios cafés. También hubo un ataque contra el Estadio de Francia, en las afueras de París, donde se disputaba un partido de fútbol. Tres suicidas se hicieron estallar en el exterior y el ministro de Deportes francés confirmó este domingo que habían intentado entrar en el recinto. La investigación apunta ahora a Bélgica, donde a principios de semana se alquilaron dos de los vehículos que fueron utilizados en los atentados. Uno de ellos (un Seat negro) fue hallado el domingo de madrugada en las afueras de París con varias armas dentro. El otro (un VW Polo) fue descubierto cerca del Bataclan, la sala de conciertos donde murieron 89 personas. Cientos de personas dejaron durante toda la jornada del domingo flores, velas y mensajes en los lugares de los atentados. En la céntrica plaza de la República, convertida en mausoleo improvisado de recuerdo a las víctimas, se vivió una breve estampida humana por una falsa alarma, signo del nerviosismo de los parisinos tras los ataques. Durante todo el fin de semana se multiplicaron las manifestaciones de solidaridad en el mundo. Entre varias, ayer las luces de la fontana de Trevi y del Coliseo en Roma fueron apagadas durante minutos en un homenaje sobrio silencioso a las víctimas. De los siete suicidas que participaron en los ataques tres ya han sido identificados y son franceses, de entre 20 y 31 años. (Ver página 18)


Comentarios


Francia lanza masivo ataque aéreo en Siria