Circulación por DNI en Neuquén: días y horarios para comprar y recrearse

Fridman dice que uno de los pilotos sabe la verdad de la aerobanda

Negó liderar al grupo. "No se intentó asaltar un banco". Anticipó, desde la cárcel, que quiere declarar ante el juez.



NEUQUEN (AN)- "No estaba en Zapala por ningún robo a un banco, ni droga, ni nada de eso. El motivo era otro, no importa cuál porque de todos modos no hice nada". Amelio Pedro Juan Fridman está enojado. Lo detuvieron el 26 de julio del año pasado y lo acusaron de liderar una banda que intentó asaltar la sucursal Zapala del Bansud, para después escapar en un avión. Y él asegura que no hay pruebas en su contra. Por eso pedirá declarar ante el juez de la causa, cuya conducta le despierta dudas.

"¿Por qué dejaron en libertad a David Aronoff apenas terminó de declarar?", preguntó en relación al piloto que contrató el viaje en avión desde Buenos Aires a Zapala. "¿Lo presionaron (al juez), recibió algún llamado de alguien?". Recordó, en ese contexto, que la empresa de taxis aéreos pertenece al diputado nacional Miguel Angel Toma.

"Aronoff sabe la verdad. Que la diga", desafió.

"Tito" Fridman (50), está detenido en la Unidad 11 del Parque Industrial. Es un hombre de modales suaves que sólo levanta la voz para expresar lo enojado que está por su encierro. Cuida las palabras y es imposible hacerle decir lo que decidió callar.

Ayer dialogó con "Río Negro" en una de las oficinas de la cárcel. Vestía una camiseta blanca, pantalón de gimnasia negro y costosas zapatillas. Se describió como "un hombre que anda en la calle desde hace mucho, que ha vivido la vida", pero aclaró: "no tomo drogas, no tomo alcohol y no tengo las manos manchadas con sangre".

La mirada de sus ojos verdes es intensa, procura convencer con sus palabras cuando dice que está atrapado "en una película en la que no tengo nada que ver".

El 26 de julio pasado a las 8 de la mañana, un grupo de personas fue sorprendida frente a la sucursal Zapala del Bansud. De acuerdo con la justicia, pretendían asaltar la casa crediticia pero su plan se frustró por la aparición de la policía.

Entonces algunos de los integrantes de la banda escaparon y se refugiaron en un inquilinato. Pero los cabecillas, Fridman y Carlos Escobar, fueron hasta el aeropuerto donde los esperaba un avión Beechcraft que había aterrizado el día anterior. Tomaron de rehenes a los pilotos Gustavo Fiorito y Leonardo Guercio, y a otro piloto llamado David Aronoff que había contratado el vuelo. También se llevaron a un policía zapalino llamado Carlos Figueroa.

Con el avión aterrizaron en un campo de la provincia de Buenos Aires. Fridman y Escobar descendieron y los detuvieron en el peaje de Tres Arroyos cuando viajaban en una combi.

Por estos hechos hubo hasta 13 detenidos, entre ellos dos policías. Sin embargo, sólo seis fueron procesados con prisión preventiva, y el resto recuperó su libertad con falta de mérito.

Hasta ahora Fridman no declaró ante la justicia, porque cuando le dieron la oportunidad prefirió abstenerse. Sin embargo, ayer dijo a este diario que quiere hablar con el juez de la causa, Héctor Trova.

"No tengo nada que ver con los otros detenidos. No conozco a ninguno, salvo a Carlos Escobar con quien tengo una amistad y nada más", aseguró ayer.

Aunque se reservó la mayoría de los detalles "porque primero quiero contárselos al juez", Fridman dijo que no estaba en Zapala para participar de un robo.

Y reclamó que Aronoff aclare esta situación. "El sabe la verdad, él sabe por qué estaba en Zapala", indicó.

A su criterio, el juez se apresuró a dejar en libertad a Aronoff. "La prueba es que después de soltarlo lo tuvo que llamar a declarar tres veces más".

Quien dispuso la libertad del piloto fue la jueza Silvia Grichener, reemplazante de Trova en aquellos días de julio.

Además, Fridman pretende "que el juez me explique por qué le cree tanto a Aronoff", ya que "en base a su versión decidió la situación de los demás".

Por su parte el abogado de Fridman, Hugo Cáceres, confirmó que hoy presentará un escrito en el juzgado de Trova para que cite a declarar a su cliente. "Supongo que le dará fecha para la semana próxima". Otro que declarará por primera vez será Carlos Escobar, señalado como lugarteniente de Fridman.

David Aronoff, un raro nexo

NEUQUEN (AN)- David Aronoff es un experimentado piloto de aviones que trabajaba para la empresa Renault. Fue quien puso en contacto a los supuestos integrantes de la banda con la empresa de taxis aéreos VIP Air, propiedad del diputado Miguel Toma, y viajó a Zapala por motivos que no están del todo claros.

Estuvo detenido entre el 26 de julio, cuando el Beechcraft aterrizó en Ezeiza, y la madrugada del 2 de agosto, después de declarar ante la jueza subrogante Silvia Grichener.

Para explicar su presencia en el avión, el empresario Rogelio Cirigliano (otro de los dueños de VIP Air) dijo que "tal vez lo empaquetaron haciéndole creer que iba a ganar un dinero importante en este viaje".

Cuando quedó libre, Aronoff (43 años, pilotea desde los 18) dijo a este diario: "pensamos que nos matarían. Estamos amenazados y por gente pesada". En cambio, no quiso hablar sobre las circunstancias que rodearon la contratación del avión.

A la justicia le dijo que ofició de nexo entre Fridman y VIP Air por consejo de un conocido, Ramón Benítez.

Citado a declarar, Benítez lo negó. Entonces hubo un careo entre ambos.

En esa ocasión, Aronoff habría admitido que Fridman y Carlos Escobar no lo amenazaron y que no los vio armados. También habría reconocido que fue él quien les sugirió que se bajaran del avión antes de llegar a Buenos Aires.

Ahora, Fridman dice que Aronoff conoce parte de la verdad de lo que sucedió en Zapala y a bordo del Beechcraft. "Que diga todo lo que sabe", pidió ayer.

Al fiscal Hugo Saccoccia siempre le pareció dudoso el rol que jugaron Aronoff y los pilotos Gustavo Fiorito y Leonardo Guercio. Sin embargo, estuvo ausente de la ciudad el día que los dejaron libres, y cuando regresó dijo que no había dudas de que estaban desvinculados del caso.

Fridman está enojado por esa actitud del fiscal. "¿Por qué Aronoff le resulta más creíble que otros imputados?", se preguntó ayer.

Reconocido, pero de espaldas

NEUQUEN (AN)- Uno de los detenidos por el frustrado asalto al Bansud fue reconocido en rueda de personas cuando lo pusieron de espaldas al testigo, y no de frente. El abogado Hugo Cáceres calificó de "poco seria" a esta prueba, que "no debe tener antecedentes jurisprudenciales".

El reconocido en estas circunstancias fue Gustavo Arias, sindicado como integrante de la aerobanda detenida en Zapala.

Cuando apeló la prisión preventiva de los acusados, Cáceres preguntó "¿cuál es la característica llamativa que permita reconocer a Arias por su espalda? ¿Es jorobado? ¿Tiene tatuajes en la nuca? ¿Su cabeza tiene una forma distinta a la del resto de las personas? No puede sostenerse válidamente que Arias ha sido reconocido estando de espaldas, menos aún cuando no se señaló ninguna característica que permita sostener tal afirmación".

Cáceres defiende a los hermanos Carlos y Luis Escobar, a Pedro Fridman y a Gustavo Salinas. Luego asumió la representación de Jorge Cucatto.

En su apelación indicó, por otra parte, que "ningún arma se encontró en poder de los acusados".

Agregó que "las únicas armas secuestradas no estaban en poder de los imputados, ni en sus lugares de alojamiento, ni en los vehículos utilizados por ellos".

El abogado también rechazó el cargo de secuestro del avión Beechcraft.

"La piratería impropia (nombre del delito) exige la usurpación del mando de la aeronave", lo cual no ocurrió.

Cáceres planteó además que no hay pruebas de la supuesta asociación ilícita que según el juez Héctor Trova integraban los detenidos, ni del intento de robo del Bansud.

En la causa están detenidos Fridman, los hermanos Escobar, Cucatto, Arias y el sargento de policía neuquina José Lezana.

Fueron liberados con falta de mérito Walter Pardo, Néstor Salinas, Raúl Bello, Carlos Grandi (policía federal) Gustavo Fiorito, Leonardo Guercio y David Aronoff.


Comentarios


Fridman dice que uno de los pilotos sabe la verdad de la aerobanda