Frustrado asalto en pleno centro neuquino

Actuaron cuatro delincuentes armados. Tres entraron en la sede de una céntrica empresa postal y redujeron al personal. Buscaban dinero, pero allí no manejan valores. Una vecina alertó a la Policía y los detuvieron cuando salían. El cuarto esperaba afuera en moto y se escapó. La cuadra había sido cortada por medio centenar de policías y una docena de patrulleros.

NEUQUEN (AN)- Quizá porque siguieron un dato equivocado, entraron a buscar lo que no había. Cuatro violentos delincuentes intentaron asaltar anoche un servicio postal en pleno centro de la ciudad, pero todo les salió mal: no encontraron plata y a la salida los esperaba media policía de Neuquén. Tres fueron detenidos y uno, que se movilizaba en moto, logró escapar.

El hecho ocurrió alrededor de 19.30 en Servicio Postal Expreso, ubicado en Elordi 160. Allí se vio uno de los despliegues policiales más grandes de los últimos tiempos: una docena de móviles y medio centenar de efectivos cortaron la cuadra, pertrechados con equipos especiales y armas largas.

Aunque no trascendió la identidad de los tres detenidos, se supo que todos son conocidos del ambiente delictivo y uno de ellos se habría evadido de la alcaidía de Roca en la última fuga masiva registrada en esa unidad.

Los asaltantes ingresaron al amplio local poco antes de la hora del cierre. En ese momento había siete empleados que se vieron sorprendidos por la irrupción de los sujetos, todos armados y a cara descubierta.

Según trascendió, los intimidaron a los gritos y apuntándoles con sus armas que serían un pistolón calibre 12 y dos revólveres calibre 32. Les exigieron que no los miraran a la cara, y a los empujones los llevaron hasta el fondo del local.

Mientras tanto, uno de lo delincuentes se dedicó a revisar las oficinas, donde provocó un gran desorden al tirar cajones al piso y revolver los papeles. Pero lo que buscaban, el dinero, no apareció porque en la empresa no manejan efectivo ni elementos de valor.

Por ciertas preguntas que les hicieron a los rehenes, se especula que los sujetos manejaban algún tipo de información errónea sobre las actividades que despliega la firma.

Mientras en el interior del local se vivían escenas de dramatismo, una vecina percibió movimientos extraños y avisó al teléfono 101 del Comando. De inmediato llegaron al lugar dos móviles de la comisaría Primera, y apenas segundos después arribaron más patrulleros de la comisaría Segunda, el departamento Delitos y Policía Metropolitana.

Justo cuando la cuadra se convirtió en un hervidero de policías, los asaltantes intentaron escapar. Al verse rodeados se entregaron, mientras un cómplice que los esperaba afuera en motocicleta -según relataron algunos testigos- se dio a la fuga.

Tiradas en el amplio playón de estacionamiento quedaron las armas. Una de ellas estaría gatillada, aunque diversas fuentes coincidieron en señalar que no se produjeron disparos, por lo que es posible que hayan tenido la intención pero el tiro no salió.

En una mochila, uno de los individuos ocultaba relojes, celulares, anillos, billeteras y otros elementos menores `e0los que fueron despojados los empleados de la firma. Ese fue el único botín que pudieron conseguir.

Dos empleadas jóvenes fueron trasladadas en forma preventiva al hospital, porque atravesaban una crisis de nervios pero estaban ilesas, al igual que el resto del personal.

Al cierre de esta edición, los tres malvivientes estaban siendo identificados oficialmente en la división Judicial de la Policía. Los nombres no trascendieron, pero la Policía informó que tienen antecedentes por delitos contra la propiedad y "son muy conocidos en el ambiente".


Comentarios


Frustrado asalto en pleno centro neuquino