Fruto del sacrificio

“Esto es debido a mis entrenamientos”, afirmó el ganador.



#

Viejos son los trapos. El atleta neuquino dio cátedra.

La segunda edición de la Doble Apolo dejó un cúmulo de emociones que transmiten el orgullo y emoción de aquellos que aceptaron y disfrutaron el desafío. La competencia dejó además un nuevo nombre: Hugo Quintulén. “Con estos casi 43 años, no me imaginaba estar tan fuerte, tan rápido. Esto es debido a mis entrenamientos, que me sacrifico todos los días como un atleta de 20 años y estoy a la par de ellos”, comentó el atleta. Asimismo, resaltó la actuación de Reyes quien “se hizo cargo de la carrera porque recién en los últimos 4 kilómetros pude imponer mi ritmo, que venia muy tranqui”,. El ganador de la primera edición también habló y devolvió gentilezas: “Hugo es un corredor muy rápido en el llano. Aguanté pero en el final metió un cambio de ritmo y no pude recuperar”.


Comentarios


Fruto del sacrificio