Fue aplastante el triunfo de la Alianza en casi todo Río Negro

En Roca, Cipolletti y Bariloche superaron la media nacional. De la Rúa-Alvarez se quedaron con el 59,71% de los votos. Jorge Pascual, Marta Milesi y Ovidio Zúñiga serán diputados.

Contundente. Así fue el triunfo de Fernando de la Rúa y Carlos "Chacho" Alvarez en Río Negro. Fue una de las provincias en las que la fórmula de la Alianza sacó la mayor ventaja, comparada con el resto del país.

Por el 59,71% se imponía anoche la Alianza en Río Negro con 138.125 votos contra 64.610 del Justicialismo, en la categoría presidencial.

Mientras que para diputados nacionales la diferencia disminuyó, alcanzando la Alianza 102.520 sufragios y el Justicialismo 51.848, un 52.65% y 26.63% respectivamente.

Según el último parte de las 23.40 y con el 93,44% de las mesas escrutadas, Fernando de La Rúa-Carlos Alvarez obtenían el 58,33% contra el 27,28% a favor de Eduardo Duhalde-Ramón Ortega.

Acción por la República con la candidatura de Domingo Cavallo-Armando Caro Figueroa obtuvo en Río Negro 25.841 votos (10,91%); el Partido Humanista con Lía Mendez-Jorge Pompei alcanzó 2.105 sufragios (0,89%) e igual porcentaje logró la alianza Izquierda Unida con la fórmula presidencial de Patricia Walsh-Rogelio De Leonardi pero con 2.119 votos.

Jorge Altamira-Pablo Rieznik por el partido Obrero alcanzaron 1.492 sufragios (0,63%), mientras que el Frente de la Resistencia -Jorge Reyna-Gabriel Moccia- sólo lograron 1.423 votos (0,60%) y la Alianza Social Cristiana que postuló a Juan Mussa-Irene Herrera sumó 1.092 sufragios (0,46%).

Además se registraron 9.245 (3,70%) votos en blanco para la categoría presidencial, 3.709 (1,48%) nulos y 193 (0,08) impugnados.

Dentro de la provincia, en Roca, Cipolletti y Bariloche la diferencia fue enorme, porque en la primera votaron a la coalición alrededor del 60 por ciento de los ciudadanos, en la segunda cerca del 57 por ciento y en la última también alcanzaron según los primeros cómputos, el 60 por ciento de los votos.

La Alianza en unos casos y el radicalismo en otros, terminaron por confirmar la hegemonía en Río Negro y a juzgar por los resultados municipales ampliaron la brecha en casi toda la provincia.

El mayor distrito electoral rionegrino, San Carlos de Bariloche, cambió de manos con un contundente triunfo de la Alianza, que dejó lejos, muy lejos al peronista César Miguel . Cipolletti ya había elegido intendente y en Roca el jefe comunal electo es Ricardo Sarandría, quien ganó por más del 50 por ciento. El único dato favorable en la jornada electoral para el PJ fue el triunfo de Gustavo Costanzo, quien se quedó con el municipio de la capital rionegrina que estaba en manos de Fernando Chironi. Fue tal vez la peor elección de la Alianza en todo Río Negro.

Anoche a última hora se estimaba que entre 27 y 28 municipios de los 31 que estaban en juego quedarían en manos del radicalismo o de la Alianza.

En cuanto a las elecciones nacionales, no en todos los casos el segundo lugar fue para el candidato Eduardo Duhalde, dado que en Cipolletti por ejemplo esa ubicación le correspondió a Domingo Cavallo, quien encabezó la fórmula de Acción por la República. Allí obtuvo, escrutadas el 90 por ciento de las mesas, poco más del 18% de los votos.

En Roca, con el 100 por ciento de las mesas escrutadas, la Alianza alcanzó el 60 por ciento, el 24 por ciento para el peronismo y Cavallo obtenía el 11,9 por ciento de los sufragios, .

No fue menos importante el triunfo de los candidatos a diputados nacionales Jorge Pascual y Marta Milesi. En Río Negro la Alianza a poco estuvo de lograr un lugar para su tercer candidato al Congreso de la Nación, aunque finalmente en una pobrísima elección Ovidio Zúñiga pudo acceder por el Partido Justicialista.

Con este resultado, bajan dos que habían llegado al Congreso por el Frente para el Cambio -Carlos Soria y Francisco Salto- y un radical, Jorge Ocampos, pero suben dos radicales -Pascual y Milesi- y un peronista, Zúñiga.

Para diputados nacionales y según el mismo parte de las 23.40, el 93.44% de las mesas rionegrinas escrutadas le dieron a la Alianza 116.995 votos (52,47%); al Justicialismo 57.431 (25,76%); a Acción por la República 31.824 (14,27%); al Frente Grande 6.728 (3,02%); a la Democracia Cristiana 3.937 (1,77%); al partido Humanista 2.394 (1,07%); a la Izquierda Unida 2.114 (0,95%) y al partido Obrero 1.538 votos (0,69%).

En esta categoría los votos en blanco fueron relevantes sumando 20.710 (8,35%), los nulos 4.049 (1,63%) y los impugnados 174 (0,07%).

El peronismo rionegrino termina de cerrar así un año negro, donde no pudo ganar las elecciones a gobernador, perdió una gran cantidad de comunas a manos de la Alianza y ahora tendrá un diputado menos en la Cámara de Diputados. (Más información página 13).

El mapa electoral rionegrino, que ya había comenzado a dibujarse el 27 de junio, termino de conformarse con una abrumadora mayoría de municipios aliancistas.


Comentarios


Fue aplastante el triunfo de la Alianza en casi todo Río Negro