Fue un accidente



SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- Las autoridades policiales salieron al cruce de versiones que alimentaban sospechas relativas a que el menor de 12 años que murió ahorcado el lunes por la tarde presentaba otras lesiones, para negar que hubieran advertido signos de maltrato físico.

El juez de turno entregó el cuerpo del niño a sus familiares sin que le realizaran la autopsia, porque consideró suficiente la información que brindaron los forenses y los profesionales que lo atendieron, aunque no se expidió sobre cómo encuadrará la causa.

El dramático episodio ocurrió a las 20 del lunes en una vivienda situada en la calle Lihuel Calel, del barrio Villa Los Coihues, cuando el padre de Facundo Moreno, de 12 años, advirtió que su hijo estaba desvanecido, luego de jugar con una cuerda que tenía un lazo en un extremo. Fue asistido en el lugar pero habría llegado al hospital sin signos vitales, y sólo con signos de ahorcamiento.

Algo similar ocurrió en marzo de 2005. Un chico de 9 años apareció ahorcado en su cama con una cinta con nudo corredizo ajustada a su cuello.


Comentarios


Fue un accidente