Fuentes: el aumento de aportes "es una declaración de guerra"

Rotundo rechazo al decreto anunciado el jueves por Sobisch




NEUQUEN (AN).- El decreto por el cual el gobernador Jorge Sobisch dispuso el aumento de los aportes previsionales es una "declaración de guerra" afirmó ayer el secretario general de ATE y CTA, Julio Fuentes. Informó que la medida significará un aumento de 60% en el aporte de los empleados, unos 16 millones de pesos en total.

El gobernador anunció el jueves antes de viajar a Francia que el Estado aumentará su aporte en cuatro puntos y que los trabajadores lo harán en un punto cada seis meses hasta 2003. En la conferencia en la que hizo el anuncio calificó de "disparates" la acciones gremiales iniciadas para resolver la crisis del ISSN y que no conocía la existencia de una convocatoria a una asamblea de afiliados a la obra social que lanzó la CTA.

"Viaja tanto que no sabe lo que pasa en la provincia o es una chicana barata que no merece comentarios" respondió el secretario adjunto de ATEN, Pedro Vanrell, a las críticas del gobernador.

El bloque de diputados de la Alianza también fijó su postura respecto del decreto. Tras indicar que el gobierno "nunca envió un proyecto de ley a efectos de modificar los aportes" afirmó que el sistema de aportes y contribuciones "así como la situación financiera del instituto por la afectación salarial, su incidencia en las finanzas fiscales y la implicancias en los sistemas previsional y asistencial, constituye un tema complejo y por ende merecedor de un amplio consenso de los sectores involucrados". Criticó la "peligrosa" actitud del gobierno de "dejar avanzar las situaciones conflictivas para luego tomar decisiones unilaterales que se exhiben como salvadoras".

Durante el acto frente a la Casa de Gobierno en el marco del paro de ayer, Julio Fuentes dijo que el gobernador "antes de huir a Francia nos dejó un decreto firmado por el cual nos aumenta los aportes personales al régimen de jubilación en un 60 por ciento".

Aclaró que lo que suena en porcentajes "son millones de pesos que van a salir de nuestros bolsillos para seguir financiando la joda de este gobierno" y pidió la unidad de todos los sectores del sindicalismo estatal porque "nos han declarado la guerra y hay que salir a pelear".

Convocó a la asamblea del próximo 13 de junio en el club Independiente: "va a ser la expresión más grande en la historia de la provincia, donde vamos a discutir las cuestiones de fondo y también cómo vamos a enfrentar este decreto".

El consejero gremial en el ISSN, Horacio Fernández, no descartó que además de acciones gremiales se impulsen acciones judiciales. "El decreto es inconstitucional y además hay cuestiones doctrinarias respecto a que los aportes son salarios diferidos y la cuestión salarial la legislan los diputados".

Finalmente, Pedro Vanrell dijo que con este decreto el gobernador "desoye la voz de los trabajadores y en vez de consensuar con los directamente interesados toma una medida arbitraria e inconstitucional".

Afirmó que los gobiernos del MPN "han saqueado la caja y el propio Felipe Sapag reconoce en su libro que utilizó fondos de la obra social para financiar obras y planes de vivienda", por lo que consideró "justo que ahora el gobierno devuelva ese dinero".

Sólo algunos sectores se hicieron eco de la medida en Río Negro

El paro nacional convocado por la CTA tuvo dispar incidencia en el desarrollo de las actividades de los rionegrinos. Mientras que se reflejó alta adhesión en algunos sectores estatales, como hospitales y escuelas, en otros ámbitos, como la justicia, hubo normalidad en las tareas.

Desde la Unter, el secretario general Daniel Gómez informó que el promedio de acatamiento llegó al 60 por ciento, con índices elevados en Viedma y Bariloche. El gremialista consignó que en Roca los maestros se ausentaron en un 30%, en Valle Medio la adhesión superó el 65% al igual que en Río Colorado, mientras que en la capital provincial el ausentismo en las aulas superó el 70%.

La ruta 22 permaneció cortada durante un par de horas en el acceso a Roca por la calle San Juan. Alrededor de 30 personas, entre representantes de la Corriente Clasista y Combativa y desocupados, se ubicaron en medio del camino para expresar su malestar con el incumplimiento del acta que se firmó en el corte de ruta que se hizo en Huergo el 16 de noviembre pasado. "Todavía no hay novedades sobre los planes del trabajo que le hemos solicitados al gobierno", dijo un manifestante. La actividad del transporte también se desarrolló con normalidad en Roca. Según informaron desde una empresa de colectivos local, "no hubo paro de choferes, pero se notó una leve merma de pasajeros de escuelas primaria".

En Bariloche la medida se hizo sentir en el municipio, el hospital, las escuelas estatales y la Anses, donde se registraron altos grados de acatamiento, pero no afectó el transporte urbano, que prestó los servicios con la regularidad habitual. Sobre el mediodía una treintena de manifestantes instaló una olla popular frente al edificio de Aerolíneas Argentinas, en solidaridad con los trabajadores de la compañía aérea, y desplegó pancartas con sendas consignas en contra del modelo económico, la desocupación y el ajuste. Entre los carteles se destacaban algunos con leyendas alusivas a detención de Carlos Menem.

En la sede de la CTA, más alejada del centro, funcionó durante toda la jornada una radio abierta de la que participaron los chicos de la Marcha de la Vida, gremios adheridos a la medida de fuerza, organizaciones de base y artistas locales. En el municipio el acatamiento fue casi total ya que sólo trabajaron las guardias de emergencia dispuestas por el SOYEM para continuar la asistencia a los damnificados por la contingencia climática. Una situación similar se registró en el hospital donde sólo se prestaron los servicios de guardia y la adhesión se ubicó en el 90%.

Por su parte, en Viedma el acatamiento al paro se advirtió en las escuelas, el transporte público, la Justicia, la Legislatura y, parcialmente, en el hospital Zatti. El transporte público quedó paralizado, mientras que los legislativos acataron el paro en forma masiva aunque en el resto de la administración pública se trabajó normalmente.

El ausentismo en la Justicia provincial fue bajo. El STJ estimó el acatamiento en un 15,2%. (AR / AB / AV)


Comentarios


Fuentes: el aumento de aportes «es una declaración de guerra»