Fuentes: “El proyecto Chihuido II es una farsa” 1-4-03



Si Chihuido II es “tan buen negocio, ¿por qué no lo hace un privado?”, se preguntó Fuentes. NEUQUEN (AN).- El proyecto de la central hidroeléctrica Chihuido II, que impulsa el grupo Pescarmona, “es una farsa que hipotecará el futuro de la provincia de Neuquén”, dijo Julio Fuentes, secretario general de ATE y titular de la Central de Trabajadores Argentinos local. Añadió que las represas han sido históricamente “un negocio para producir energía eléctrica” y no cumplieron los compromisos de sistematización y puesta bajo riego de las áreas circundantes. El dirigente recordó que cuando se construyó El Chocón, denominada “la obra del siglo, con los dineros de todos los argentinos”, se irrigaría un millón de hectáreas y no se hizo. Si Chihuido II resulta “tan buen negocio, por qué no lo hace un privado”, se preguntó. El proyecto recibió impulso el martes pasado cuando el gobernador Jorge Sobisch firmó el decreto de preadjudicación sobre la base de la ley 2316, aprobada hace dos años en la Legislatura, que contempla un aporte del Estado provincial de 129 millones de pesos y 103 millones más de la Nación. Pescarmona aportaría 200 millones en dos etapas. La discusión actual es por la moneda, dado que la ley se sancionó durante la convertibilidad: el gobierno sostiene que son “pesos-dólares” y eso implica una nueva negociación con la empresa. Fuentes dijo que se hace necesaria “una nueva discusión no sólo en la Legislatura, con una democracia más participativa, porque todos los neuquinos quedaremos hipotecados”. Señaló que si el aporte oficial se convierte en dólares “serán 360 millones, y para aprobarla nos corren con los puestos de trabajo”, y recordó que en Esquel, pese a la magnitud de la inversión de Meridian Gold -250 millones de dólares- la comunidad “dijo que no y el proyecto se paró”. Para la obra de la represa se emplearían, en los momentos culminantes, unos 1.500 operarios, según datos oficiales. Fuentes se presentará el 21 de mayo próximo como candidato a secretario general adjunto de ATE nacional, en la fórmula de la lista Verde que encabeza el porteño Pablo Micheli, y mantendrá la titularidad de la CTA hasta agosto, cuando se renovarán autoridades de todas las seccionales. El postulante a sucederlo en ATE Neuquén es Raúl Dobrusín, actual secretario de finanzas, que irá acompañado por Horacio Fernández. Se trata de “un reconocimiento” a la conducción neuquina, aseguró. Dijo que proporcionalmente, la seccional local es “una de las más importantes, con diez mil afiliados”. Buenos Aires, que es la más importante, tiene 45 mil, sobre 180 mil en el país. El objetivo de ATE y CTA consiste en constituir un “nuevo movimiento político y social”, una “corriente de opinión que se plantee seriamente” discutir el poder en el país. Esa discusión apunta a gobernar “el país, la provincia o la ciudad donde vivimos”. En ese proceso, ATE “enfrenta la construcción de la central -CTA- como tarea fundamental” porque “no alcanza que los estatales tengamos una buena organización sindical y que el resto no tenga representación o los sindicatos estén vacíos”. Como ejemplo, mencionó si el gremio petrolero “consultó a sus trabajadores si querían ir a recibir a Menem” en el Ruca Che. En el ámbito neuquino, además de extenderse a ámbitos municipales en el interior, CTA agrupa a los gremios de vigilancia privada.

“Ahora hay un Jorge bueno y otro malo”

NEUQUEN (AN).- Julio Fuentes dijo que el MPN “recicla el oficialismo y la oposición” internamente, con un mecanismo donde “siempre se da la alternancia de uno bueno y otro malo: ahora parece que hay un Jorge bueno y otro malo”, en alusión a la fórmula Sobisch-Sapag que gobierna. Admitió que ese proceso es posible debido a la “debilidad de la oposición”. El sindicalista rechazó además la posibilidad de cualquier acuerdo electoral de la Central de Trabajadores Argentinos y de los estatales locales con Unión por Neuquén porque “no existen diferencias de fondo” entre el proyecto encarnado por Horacio Quiroga y el que impulsaba Federico Brollo para la intendencia. Fuentes reconoció que el gobierno de Sobisch “no tuvo un fracaso completo” en su intención de desprestigiar su trayectoria como dirigente sindical y que el gremio se constituyó en uno de los principales focos de oposición a la administración gubernamental. Como consecuencia de esa actitud, desde enero de 2000, “acumulé 53 causas penales en mi contra” iniciadas por funcionarios provinciales. Explicó que eso ocurre porque “no nos pueden versear” los funcionarios que “llegan al gobierno con una mano atrás y otra adelante y se hacen ricos en tres años”. Saben que “en nosotros hay una oposición, porque detrás de cada fotocopiadora, de cada expediente, de cada obra pública pagada y no realizada, hay un empleado estatal que conoce todo lo que hacen”.

El 20%: “favor no devuelto”

NEUQUEN (AN).- Julio Fuentes consideró que la devolución del 20% del plus por zona desfavorable “es una conquista de la gente que lo peleó”, pese a que Jorge Sobisch “lo devolvió como un favor” ante las elecciones del municipio. Sin embargo, “la gente no le pagó el favor”. Descartó que la restitución signifique poner en riesgo el presupuesto provincial e indicó que “si discutimos el convenio colectivo habrá ahorro, además, tienen que terminarse los negociados”. Paralelamente Fuentes sostuvo que tres mil subsidiados por el régimen establecido en la ley 2128 “que trabajan hace nueve años como empleados públicos” y se desempeñan en la administración central tienen que pasar “a planta permanente”. Sostuvo que es igual a lo ocurrido con 18 personas que lograron estabilidad en el hospital de Zapala esta semana. Propuso terminar con “la mano de obra barata” y las formas “precarias de contratación” en el Estado, en alusión a la figura de locación de servicios utilizada actualmente. Las incorporaciones no aumentarán la presión de la masa salarial sobre el presupuesto porque se trata de cubrir funciones específicas.


Comentarios


Fuentes: "El proyecto Chihuido II es una farsa" 1-4-03