Fuerte aumento del caudal en ríos de la región



El motivo del fenómeno es la intensa lluvia caída en la cordillera. Defensa Civil mantiene el alerta, sobre todo en zonas ribereñas. Entre hoy y mañana se darán los picos máximos de erogación.

CIPOLLETTI (AC).- Los ríos Neuquén, Limay y Negro estarán a partir de hoy con picos importante en sus caudales, con incrementos que se están potenciando desde el lunes. Las intensas precipitaciones registradas, especialmente en la zona cordillerana, han ido produciendo una constante crecida de los ríos.

A tal punto que esto provocará que la cuenca de Los Barreales, desde hoy, ingrese en la franja de atenuación de crecidas.

Por lo tanto, el Neuquén irá incrementando su caudal paulatinamente en la salida de El Chañar hasta rondar mañana los 550 metros cúbicos por segundo. Esto implicará que el río Negro llevará -medido en la estación de Allen- unos 1.500 metros cúbicos, teniendo en cuenta que por el Limay se registrará un caudal del orden de los 900 metros cúbicos por segundo.

La Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas señaló que el lunes, sobre las 8 de la mañana, hubo un ingreso de 421 metros cúbicos por segundo en el embalse de Alicurá por el Limay, en tanto en Piedra del Aguila se registraban 2.719. Sin embargo estos datos referenciaban la tendencia de una crecida continua con picos entre hoy y mañana.

Estos picos máximos en los tres ríos se mantendrán por lo menos una semana, se indicó ayer desde la AIC.

En este aspecto han sido alertadas las defensas civiles de las dos provincias, las que bajaron la datificación a las defensas civiles de las comunas, en especial las involucradas con las áreas ribereñas, habida cuenta de que podrían producirse problemas de invasión de chacras y con pobladores costeros.

El aumento principal se fue apuntando desde el lunes aguas arriba del sistema de embalse de Cerros Colorados en el Neuquén. Allí en Paso de Indios, a unos 50 kilómetros al norte de Plaza Huincul, el río llevaba un caudal de 4.012 metros cúbicos por segundo.

Durante el fin de semana anterior se produjeron intensas lluvias que en zonas de las cuencas rondaron los 180 milímetros, lo que provocó el crecimiento inmediato de los caudales.

Ya desde el Centro de Pronósticos Patagónicos (Cepropa) se había alertado de esta situación. A partir de los próximos días se espera que las precipitaciones sean de nieve y por lo tanto el escurrimiento hacia las cuencas será en forma paulatina, pero que también redundará en mayores caudales.

En la AIC se enfatizó que para lo que resta de esta semana continuarán las lluvias y nevadas en la cuenca del Neuquén, previéndose una crecida en la alta cuenca de ese río y del Collón Curá.

La crecida del Neuquén comenzó a advertirse ayer porque desde El Chañar se erogaron entre 240 y 300 metros cúbicos por segundo y desde Arroyito entre los 850 y 920 metros cúbicos. Por lo tanto, el río Negro se estableció entre 1.090 y 1.220 metros cúbicos por segundo, y hoy y mañana estará en los 1.550 metros, significando un caudal importante, aunque no llegará al tope de los 1.600 que alcanzó, por razones operativas de los embalses, hace poco menos de un mes.

En anteriores ocasiones los mayores caudales produjeron problemas en las balsas de Isla Jordán, en el río Negro, a la altura de Cipolleti, y en la que intercomunica el paraje cipoleño de Rincón de las Perlas con territorio neuquino. Por lo que pudo averiguarse ayer, en esta crecida las balsas no deberían tener inconvenientes, aunque podrían haber imponderables que potencien alguna situación imprevista.

Las defensas civiles neuquinas estaban activando en las zonas de Centenario y Vista Alegre, mientras que la gente de Cipolletti hacía sus previsiones en la ribera del Neuquén, donde en los barrios Costa Norte, Costa Sur y Labraña viven más de 2.500 personas.


Comentarios


Fuerte aumento del caudal en ríos de la región