Fuerte devaluación del real complica a la economía argentina

La moneda brasileña, afectada por la crisis china y problemas internos, alcanzó su menor valor en 12 años, empeorando la competitividad de las exportaciones a nuestro principal socio.

El real, la moneda brasileña clave para el comercio exterior argentino, cerró ayer en su menor valor en 12 años consolidando una trayectoria bajista que ya dura cuatro jornadas y amenaza con empeorar la relación con el principal socio del país en el Mercosur.

La depreciación de la moneda brasileña coincide con elevada inflación y fuerte tensión cambiaria que está sufriendo la Argentina, lo que según expertos implica un nuevo golpe a la brecha de competitividad entre los productos de ambos países, como el caso de la fruticultura regional (ver aparte)

La desaceleración de la economía China, asociada a las dificultades económicas por las que atraviesa Brasil, llevaron a la divisa norteamericana a ser cotizada en 3,36 por dólar (-0,6%) e inició la semana con una nueva baja. En Argentina, la paridad quedó en 3,40 pesos por real. Es el valor más bajo de la moneda brasileña desde marzo de 2003, cuando llegó a 3,65.

El gobierno brasileño dijo ayer que no evalúa recurrir a las reservas internacionales para contener la disparada del dólar, afirmó el ministro de Planificación, Nelson Barbosa. “No hay decisión, ningún plan de venta de reservas internacionales por parte del gobierno brasileño”, dijo Barbosa tras la reunión semanal de coordinación política, en la que participan varios ministros junto a la presidenta Dilma Rousseff.

En el ámbito doméstico, generó incertidumbre en el mercado el anuncio del gobierno, realizado el jueves, de reducir la meta de superávit primario de 1,1 a 0,15% del Producto Interno Bruto (PIB). Brasil atraviesa su quinto año de magro o nulo crecimiento, y el mercado reaccionó con mal humor a la reducción de la meta fiscal, porque la ve como una señal de debilidad de la economía que aleja para después de 2016 una eventual recuperación, señalan analistas.

En ese escenario, el director de la consultora Abeceb, Dante Sica, consideró ya la semana pasada que la devaluación del real, la revisión de metas fiscales dispuestas por su gobierno y el nuevo recorte de gastos afectará a la Argentina, con una mayor caída en el volumen de exportaciones argentinas a ese país, lo que impacta directamente en la actividad industrial.

“Brasil seguirá dando malas noticias, ya que reducirá la demanda de productos argentinos y eso impacta en la industria argentina, fundamentalmente en el sector automotriz”, advirtió.

Para Sica, “lo que sucede en Brasil es que se diluye el programa de ajuste encarado por el gobierno”, por lo cual vaticinó que “su salida de la recesión va a ser más lenta”.

Sica reiteró que la devaluación del real “aumenta la brecha competitiva entre los productos argentinos y los brasileños, y eso podría afectar al entramado local”.

(AFP/DyN/Redacción Central)

Golpe a la fruticultura


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora