Fuerte giro a la derecha en Holanda

La democracia cristiana y la ultraderecha se benefician del "efecto Fortuyn"



LA HAYA (AFP) – Los electores holandeses que sufragaron este miércoles en los comicios para elegir diputados, dieron un espectacular giro a la derecha abriendo las puertas del Parlamento al partido de Pim Fortuyn, el líder de la ultraderecha asesinado el 6 de mayo.

Con el 80% de los votos escrutados, la Lista Pim Fortuyn (LPF) se convierte en el segundo partido de Holanda, delante del Partido Liberal (VVD) y del Partido Laborista (Pvda).

La LPF obtendría 26 escaños, detrás del Partido Demócrata Cristiano (CDA) con 44. El Partido Demócrata Cristiano (CDA) que estuvo en la oposición durante ocho años, se convirtió en el primer partido político de Holanda con 40 escaños, es decir un avance de 11 bancas respecto de la legislatura saliente.

El Pvda del primer ministro saliente Wim Kok sufrió un fuerte revés ocho años después de haber llegado al poder. El Pvda que tenía 45 escaños en el Parlamento se redujo a 22 en la nueva cámara, según estas estimaciones.

También el VVD obtenía 22 escaños.

Estas elecciones transforman totalmente el mapa político de Holanda, que desde 1994 -reelegido en 1998- era gobernado por una coalición de centroizquierda, formada por el Pvda, el VVD y el pequeño Partido Reformista (D66). Esta última fuerza también sufrió un revés pues pasó de 14 a ocho escaños, según estimaciones.

Estos comicios en Holanda, que se producen luego de elecciones en Italia, Francia, Portugal y Dinamarca, confirman además el giro a la derecha de una importante parte del electorado europeo.

El LPF, que a principios de año no existían, se formó hace tres meses, liderado por un profesor de sociología homosexual, Pim Fortuyn, para enfrentar estas elecciones. Ayer logró su ingreso al Parlamento con bombos y platillos en detrimento de los partidos “establecidos”.

El CDA es el único de los grandes partidos tradicionales que ganó escaños en la nueva cámara. El VVD, que integraba la anterior coalición de gobierno, también fue sancionado por los electores, perdiendo 14 escaños.

Problemas ignorados

Muchos holandeses agradecieron a Fortuyn el hecho de haber colocado en el centro del debate electoral problemas como la inmigración, cubierto hasta ahora por lo “políticamente correcto”.

Fortuyn abogaba por frenar la inmigración en Holanda, pero sus posiciones se fueron moderando y hasta se pronunciaba por regularizar la situación de todos los inmigrantes ilegales en el país. Su presunto asesino, un militante por el derecho de los animales cuyas razones siguen siendo un misterio pues se niega a hablar a la policía, fue encarcelado.

Ahora, el CDA se encuentra en posición dominante en la cámara Baja.

Su líder, Jan Peter Balkenende, de 45 años, profesor en Amsterdam y a quien los holandeses llaman “Harry Potter” por sus gafas redondas y pequeñas y su aspecto de escolar, podría dirigir el nuevo gobierno.

En virtud del sistema electoral -proporcional integral que favorece la dispersión de votos- ningún partido puede pretender gobernar solo en Holanda.

Por lo tanto, Balkenende deberá discutir con los jefes de los otros partidos para intentar formar una coalición.

Este proceso podría demorar varias semanas o meses. Es decir que hasta que concluyan esas negociaciones, no se conocerá la identidad del primer ministro ni el color político de la futura coalición.

“Pienso que vamos hacia un gabinete de derecha, en virtud de los resultados del CDA y de la Lista Fortuyn”, estimó el ministro saliente de la Integración, Roger van Boxtel.

Una incógnita política

El partido del líder populista asesinado, Pim Fortuyn (LPF), que carece de jefe, de organización y de pasado, se transformó en la segunda fuerza política de Holanda , pero su destino es incierto

Mientras la prensa holandesa habla de luchas intestinas, sus dirigentes expresaron su decisión a “continuar el combate” para mantener viva la herencia del líder desaparecido. “Continuamos resueltamente su acción y queremos participar en el gobierno”, declaró Bert Herfkens, un miembro de la dirección

Antes de su muerte, Pim Fortuyn asumía a la vez la presidencia y la cabeza de lista de la LPF. Su desaparición deja un gran vacío en el partido que formó hace tres meses, que se benefició mucho de su carisma.

La LPF sólo cuenta con un político experimentado, Jim Janssen van Raay, un tránsfuga del partido demócrata cristiano. La lista incluye, por ejemplo, a un promotor inmobiliario, un criador de cerdos y una ex Miss Holanda que acusó a otros miembros de la lista de acoso sexual.

Algunos comentaristas dudan que la LPF, desunida, inexperimentada y sin verdadera raíces ideológicas o geográficas, sea capaz de gobernar, incluso en coalición. Herfkens desestima estas especulaciones: “Esta gente procede de la sociedad civil y no es una élite apartada de la realidad”. ” Por otro lado, los que pretendían tener los conocimientos necesarios no llegaron a nada”, agregó.

Foto: El líder de la democracia cristiana Jan Peter Balkenende es el favorito para dirigir el nuevo gobierno. Pero habrá mucho para negociar.


Comentarios


Fuerte giro a la derecha en Holanda