Fuerte impacto en la región

Contexto

Arabia Saudita: Las relaciones del reino sunnita con Irán, de mayoría chiita, son tensas. Arabia Saudita teme que el gobierno de Teherán pueda ganar aún más terreno de influencia, pero, por el otro lado, un Irán que dispusiera de armas nucleares sería una gran amenaza para Riad. Si los sauditas no están conformes con el acuerdo, podrían acelerar su propio programa nuclear y aspirar a fabricar armas nuclear.

• Israel: se opuso enérgicamente a las negociaciones , amenazando incluso con intervenir militarmente para impedir la fabricación de una bomba atómica, pero ahora tendrá que aprender a vivir con el acuerdo aceptado por las principales potencias del mundo. Ahora, probablemente, buscará influenciar al Congreso estadounidense para que se oponga al acuerdo .

Siria: Irán es el principal aliado de Siria. Sin las ayudas de Teherán, el régimen sirio de Bashar al Assad ya habría caído, aseguran analistas políticos. En esta región se plantean dos posibles escenarios: un Irán fuerte desde el punto de vista económico podría incrementar su respaldo al gobierno sirio, lo que extendería la guerra civil. La otra posibilidad es que, tras el acuerdo, Irán pase a tener una mayor participación en los esfuerzos internacionales por una solución política al conflicto sirio.

• Irak: Irán tiene una fuerte influencia en el país vecino, cuyo gobierno está en manos de chiitas. Las milicias chiitas respaldadas por Irán se han sumado a la lucha contra la milicia Estado Islámico (EI) en Irak. El acuerdo podría facilitar la cooperación de las milicias chiitas con el Ejército de EE. UU., que también respalda a las fuerzas iraquíes con ataques aéreos contra el EI.

• Yemen: Arabia Saudita acusa a Teherán de proveer armas y fondos a los rebeldes huties, también chiitas, que luchan por el poder en Yemen. Podría aumentar su apoyo militar a los sunnitas.


Comentarios


Fuerte impacto en la región