Fuerte impulso al proceso de paz en Medio Oriente

Clinton urgió a Israel y a la OLP a llegar a un acuerdo.



NACIONES UNIDAS (Reuters-EFE) - La mayor reunión de líderes de todo el mundo en la historia comenzó ayer con un llamado del presidente estadounidense, Bill Clinton, para que los dirigentes del Oriente Medio aprovechen una fugaz oportunidad para llevar la paz a la región.

En tanto, tanto el líder palestino Yasser Arafat como el premier israelí Ehud Barak mostraron en la cumbre su disposición a dialogar, aunque manteniendo sus diferencias sobre la situación de Jerusalén, punto clave de un posible acuerdo. Otra pista que mostró la disposición a negociar fue el posible retraso en la declaración del Estado palestino por el gobierno de la ANP.

La inauguración de la Cumbre del Milenio de las Naciones Unidas, convocada para debatir sobre la reducción de la pobreza y mantener la paz global en el Siglo XXI, se desarrolló en un ambiente de duelo por los asesinatos de tres empleados de la ONU en Timor Occidental a manos de pandillas de indonesios que se oponen a la independencia de la vecina Timor Oriental.

El presidente ruso, Vladimir Putin, propulsando hasta la agenda de la cumbre el control de armas y la hostilidad de Moscú a los planes de defensa antimisiles de Estados Unidos, ofreció ser el anfitrión el año próximo de una conferencia sobre cómo prevenir la militarización del espacio exterior.

El secretario general Kofi Annan reportó en tono sombrío las muertes de los tres trabajadores internacionales de asistencia a refugiados ante más de 150 reyes, y jefes de Estado y gobierno en la sede de la ONU, donde se guardó un minuto de silencio.

Con el presidente indonesio, Abdurrahman Wahid, en la sala, tanto Annan como Clinton instaron a Indonesia a poner fin a tales abusos.

"Esta tragedia subraya de nuevo los peligros que enfrentan los inermes trabajadores de organismos humanitarias que sirven a las Naciones Unidas en situaciones de conflicto o posconflicto", dijo Annan, agregando que había elevado el tema ante "los más altos niveles" de Indonesia.

Reclamo a los líderes

Clinton dijo a los líderes que se está acabando el tiempo para que Israel y los palestinos concreten un acuerdo definitivo de paz, meta que no pudieron alcanzar en la cumbre de Camp David en julio, por diferencias en torno a la soberanía de Jerusalén.

Hablando antes de sus previstas reuniones separadas con el primer ministro israelí, Ehud Barak, y el presidente palestino, Yasser Arafat, Clinton dijo: "A quienes han respaldado el derecho de Israel a vivir en seguridad y en paz, a quienes han abanderado la causa palestina durante todos estos años, déjenme decirles a todos: ellos necesitan ahora, más que nunca, de su apoyo, para acometer los riesgos difíciles en pro de la paz".

"Ellos tienen la oportunidad de hacerlo, pero al igual que todas las oportunidades en la vida, es fugaz y a punto de pasar. No hay un solo momento que perder", dijo.

En un gesto de buena voluntad, Clinton permaneció en la sala para escuchar un mensaje del presidente iraní, Mohamed Khatami, quien renovó sus llamamientos al diálogo entre las civilizaciones para contribuir a la reconciliación del Islam y la cultura occidental.

Estados Unidos e Irán no han sostenido relaciones desde que estudiantes extremistas ocuparon la embajada de Washington en Teherán en 1979, tras el triunfo de la Revolución Islámica, y mantuvieron en rehenes a 52 diplomáticos durante 444 días.

Funcionarios de la ONU dijeron que se adelantó el turno de Khatami en la lista de oradores de la cumbre, al parecer a fin de que Clinton pudiera quedarse a escuchar su discurso.

Mientras siguen librándose guerras en el Congo, Sierra Leona y Angola, Clinton pidió reformas al mecanismo de fuerzas de paz de la ONU para proveerlas de mejor entrenamiento, equipo y comando, a fin de que puedan desplegarse con mayor rapidez y efectividad para responder a las crisis. Anticipándose a las críticas por la mora de 1.700 millones de dólares de Estados Unidos con la ONU, Clinton dijo: "Todas las naciones, incluyendo la mía, debemos satisfacer nuestras obligaciones con la ONU".

La agenda del encuentro

Annan delineó la ambiciosa pero difusa agenda de la cumbre, instando a los líderes a proteger a sus pueblos de la miseria y a desarrollar una agenda orientada a la erradicación de la pobreza, el analfabetismo y las enfermedades, y a forjar la paz.

"Ellos vuelven la vista hacia ustedes para que los protejan de los grandes peligros de nuestra era, y para que les garanticen a todos ellos que podrán compartir de sus grandiosos logros", dijo Annan. "No los decepcionemos". Annan dijo que los líderes tienen que definir prioridades y adaptar la ONU, fundada hace 55 años, a fin de satisfacer las aspiraciones de los pueblos en el Siglo XXI.


Comentarios


Fuerte impulso al proceso de paz en Medio Oriente