Fuerte impulso de Duhalde a la integración regional de Río Negro y Neuquén

El presidente clausuró ayer las jornadas de Villa La Angostura. Comparó la iniciativa con la expansión que tuvo el Mercosur. "Nos guste o no, este proceso sigue avanzando" dijo el presidente.



Duhalde llegó a La Angostura y recibió petitorios. Después se explayó sobre las bondades de la integración regional.
VILLA LA ANGOSTURA (AB).- El presidente Eduardo Duhalde brindó ayer un apoyo irrestricto al proceso de que pusieron en marcha las provincias de Neuquén y Río Negro y prometió seguir apoyándolo "como simple ciudadano", cuando deje el cargo.

Duhalde hizo un paralelo entre la expansión del Mercosur hacia otros países de la región y la iniciativa impulsada por los gobernadores Jorge Sobisch y Pablo Verani. Dijo que pese a los tropiezos y las críticas la idea debe ser sostenida "con esperanza" porque "el proceso integrador es indetenible".

El presidente clausuró ayer en esta localidad las primeras Jornadas Nacionales sobre Regionalización, organizada por Neuquén y Río Negro junto a la Universidad Nacional del Comahue y la Universidad de Córdoba.

Tanto Sobisch como Verani escucharon complacidos los elogios de Duhalde, quien consideró "histórica" la convocatoria de ayer y valoró que los dos gobernadores hayan buscado en la complementación provincial una salida a la crisis económica.

Sabedor de que el proyecto de integración es de alguna manera su criatura, el gobernador neuquino recordó que por esa vía apunta a "instalar la discusión de un país distinto, de ideas posibles y, en el fondo, de una reforma integral".

Claro que el proyecto lleva rodando varios meses y su estigma mayor es la falta de resultados palpables que trasciendan lo puramente declarativo.

En relación con esa flaqueza, Verani reconoció la importancia de "llevar a la práctica la prédica sobre la integración" y habló de la voluntad que les permite a ambas provincias empezar a complementarse en materia de salud, de patentamiento de vehículos y de controles alimentarios.

"Los argentinos quieren que de una vez por todas vayamos haciendo lo que decimos -agregó-. Los que estamos yéndonos de los cargos públicos tenemos que transmitir esa convicción". En ese "nosotros" tal vez se haya sentido involucrado Duhalde, pero Sobisch -sin dudas- no sintió ninguna identificación.

El acto se desarrolló en el coqueto centro de convenciones angosturense, adonde el presidente llegó acompañado por el ministro del Interior, Jorge Matzkin y el presidente de la cámara de Diputados, Eduardo Camaño.

Integración continental

Duhalde dijo que la integración "tiene que ver con la genética humana" y realizó un comentario sobre las "reflexiones" que dominaron el encuentro de presidentes del Mercosur que tuvo lugar el viernes en Brasilia. "Nos guste o no este proceso sigue avanzando y va a terminar con la integración continental", vaticinó.

También recordó la "alegría" que a comienzos de año le produjo enterarse de la iniciativa puesta en marcha por Río Negro y Neuquén, "cuando la Argentina se derrumbaba y entraba en la depresión económica".

Según Duhalde, "las depresiones tienen una característica nefasta que es lo contrario de lo que aquí se ha hecho: son procesos desintegradores, que promueven la salvación individual. Por eso aplaudo a los que propusieron la integración" cuando el futuro era tan sombrío.

Martillando en el mismo clavo, Sobisch reivindicó su propósito de "combatir las crisis con iniciativas" y valoró que "independientemente de las cuestiones técnicas (de la integración)", el encuentro de ayer dejó "un mensaje muy claro: un presidente peronista, un gobernador radical y otro de un partido provincial. Tres expresiones políticas atrás de un mismo sueño".

Verani también defendió la tesis de que la señal dada ayer "es un buen ejemplo" para el resto de la clase gobernante y aseguró que no los mueve "ningún interés político" sino el de "unir a las provincias para unir a la Argentina".


Comentarios


Fuerte impulso de Duhalde a la integración regional de Río Negro y Neuquén