Fuerte respaldo de Bush al Plan Colombia

Ratificó a Uribe como gran aliado en Latinoamérica. En el rancho de Texas ratifican la "guerra al terror".





CRAWFORD, EE. UU. (AFP).- El presidente estadounidense, George W. Bush, se comprometió ayer a pedir al Congreso de su país que siga respaldando el Plan Colombia, tras recibir en su rancho de Crawford al mandatario del país andino, Alvaro Uribe, su mayor aliado latinoamericano.

«Voy a pedir al Congreso que mantenga nuestro compromiso de seguir con los programas de seguimiento para el Plan Colombia, de modo que Colombia pueda construir su propio progreso y ganar su guerra contra el narcoterrorismo», afirmó Bush a la prensa tras el encuentro.

El mandatario estadounidense, que aseguró que «seguirá al lado de la gente de Colombia» recordó los «resultados» logrados por el plan, que contó desde 2000 con un poco más de 3.300 millones de dólares de ayuda de Washington.

«El crimen violento alcanzó su nivel más bajo en 16 años. Desde 2002, los asesinatos, los secuestros y los actos terroristas bajaron significativamente en Colombia», enumeró Bush, tras confesar su admiración por «la determinación» de Uribe y su «visión de una Colombia pacífica y próspera».

Por su parte, el presidente colombiano agradeció a Bush su compromiso de abogar por el Plan Colombia en el Congreso y aseguró que no se podía dejar el trabajo por la mitad.

«El gran enemigo de la democracia colombiana es el terrorismo», recordó el mandatario colombiano, invitado a almorzar con la familia Bush en su rancho tejano, donde sólo recibe a sus aliados más cercanos.

«Lo importante es tener claro que mientras haya determinación y avancemos en los resultados, la cooperación debe mantenerse con un propósito final: ganar esta batalla», afirmó Uribe, que viajó a Crawford con el objetivo de conseguir financiación para una segunda fase del Plan Colombia.

La pasada semana, el presidente nombró como embajador en Washington a su predecesor, Andrés Pastrana, autor justamente del Plan Colombia, una iniciativa con un costo de 7.500 millones de dólares que finaliza en el 2006, para aunar la cooperación internacional contra los cárteles del narcotráfico y que luego se amplió al combate a las guerrillas izquierdistas.

Bush recibió a su aliado colombiano en medio del escepticismo generado en el Congreso por la Ley de Justicia y Paz que fija el marco legal para el proceso de paz con las paramilitares Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), a pesar de la oposición de la ONU y de organismos internacionales de derechos humanos.

«La implementación se hará con toda la transparencia», aseguró Uribe, mientras Bush evitó hablar directamente de la ley, al ser interrogado sobre la posibilidad de crear una comisión internacional para controlar su aplicación. «Hablamos de casos específicos y creo que (Uribe) tiene interés en seguir adelante con todos estos casos para que el mundo entienda claramente que Colombia es una nación de leyes, derechos humanos y dignidad humana», aseguró el presidente estadounidense.

Tres días antes de la llegada de Uribe, la jefa de la diplomacia Condoleezza Rice, otorgó a Colombia su certificación por su desempeño en materia de derechos humanos, tema del que hablaron ambos mandatarios en su reunión. El presidente colombiano manifestó su confianza en que «rápidamente podamos anunciar el final exitoso de nuestras negociaciones en el tratado de comercio (TLC)».

Notas asociadas: Nueva andanada de acusaciones a Chávez

Notas asociadas: Nueva andanada de acusaciones a Chávez


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Fuerte respaldo de Bush al Plan Colombia