Fuerte señal de la era Trump: Ford cancela una inversión en México

La poderosa automotriz norteamericana, al igual que General Motors, fue amenazada por el presidente electo y anunció ayer que no construirá una planta por u$s 1.600 millones en el país vecino. En cambio ampliará la que tiene en Michigan.





A falta de menos de tres semanas para que Donald Trump asuma como presidente de Estados Unidos, la automotriz Ford anunció la cancelación de un plan por 1.600 millones de dólares para construir una nueva planta en México.

La empresa había recibido duras críticas del presidente electo durante su campaña.

El anuncio ocurre en momentos en que Trump aumenta las presiones sobre las grandes empresas estadounidenses para que traigan de retorno al país sus plantas de producción o ensamblaje y ayuden a crear puestos de empleo.

Ford, que aprovecha la mano de obra más barata, había prometido una nueva planta en México, donde crearía unos 2.800 puestos de trabajo.

La competidora General Motors también fue objeto ayer de las críticas (por medio de Twitter) de Trump, quien amenazó a la transnacional con fuertes impuestos a la importación de sus vehículos producidos en el extranjero, especialmente en México.

“General Motors está enviando su modelo Chevy Cruze, hecho en México, a Estados Unidos sin pagar impuestos al cruzar la frontera. ¡Háganlo en Estados Unidos o paguen una alta tasa de frontera!”, expresó el presidente electo.

La decisión es un duro golpe para un sector estratégico de la economía mexicana. El ministerio de Economía emitió una nota oficial donde “lamentó” la decisión de Ford, y adelantó que la empresa deberá pagar cualquier inversión que el gobierno mexicano haya realizado para facilitar la construcción de la planta.

A su vez, Jaime Chalita Zarur, presidente de la Confederación Patronal en San Luis Potosí, dijo que se trata de una “mala noticia” para el estado y que ahora deberá haber una compensación por “incumplimiento de contrato”.

Ford anunció que la decisión involucra la creación de 700 puestos de trabajo e inversiones por 700 millones de dólares en un plazo de cuatro años para ampliar su planta de Flat Rock, en Michigan (norte de EE. UU.), para la producción de automóviles eléctricos y sin conductor.

Michigan es un estado golpeado brutalmente por la fuga de plantas industriales al extranjero, y donde Trump logró una victoria fundamental en las elecciones de noviembre pasado.

La construcción

del enemigo

Donald Trump convirtió a México en su principal enemigo el mismo día en el que lanzó su candidatura presidencial y llamó violadores y criminales a los indocumentados del país vecino que viven en EE. UU.

Y en la construcción de ese enemigo, en la campaña electoral prometió construir un muro en la frontera y sentó las bases para reventarlo económicamente al amenazar con sacar a Estados Unidos del Nafta y amenazar a las empresas estadounidenses que producen allí con cargarlas de aranceles para ahogarlas.

El republicano no ha necesitado asumir la presidencia para causar estragos a su vecino del sur, que lleva meses temblando y sufriendo las consecuencias del efecto Trump.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Fuerte señal de la era Trump: Ford cancela una inversión en México