Circulación por DNI en Neuquén: días y horarios para comprar y recrearse

Funerales en medio de la conmoción por el "sábado sangriento" de ETA

Despidieron los restos del concejal José Múgica



Leiza, España.- Los vecinos de Leiza, un pequeño pueblo de Navarra cercano al País Vasco, despidieron ayer a su concejal José Javier Múgica con un funeral religioso celebrado en medio de grandes medidas de seguridad y bajo la conmoción que ha causado en toda España el "sábado sangriento" protagonizado por ETA.

El funeral congregó en la iglesia de San Miguel, de Leiza, a muchos conciudadanos de Múgica y autoridades llegadas de Pamplona, como el jefe del Gobierno de Navarra, Miguel Sanz, y de Madrid, como el presidente del Gobierno español, José María Aznar.

La tensión que suele reinar en estos actos se vio incrementada esta vez al tratarse de un pueblo gobernado por Euskal Herritarrok, brazo político de ETA.

El alcalde independentista, Tomás Azpiroz, fue increpado el sábado, por los vecinos al negarse a condenar el asesinato del concejal durante una reunión extraordinaria del Ayuntamiento.

Hasta el arzobispo de Pamplona, Fernando Sebastián, llamó a los vecinos, durante el funeral, a retirar su apoyo a quienes respaldan estos actos de violencia, para romper así "las cadenas del miedo y el silencio".

"No déis vuestra confianza ni apoyéis de ninguna manera a quienes no respetan las leyes más elementales de la humanidad y de la convivencia. No pueden ofrecer ninguna libertad quienes atropellan la vida y la libertad de quienes no se someten a su tiranía", señaló Sebastián.

La entrada de Aznar en el templo fue recibida con aplausos de los vecinos. Los aplausos volvieron a repetirse cuando llegaron a la iglesia la viuda, Reyes Zubeldía, quien portaba la urna con las cenizas de su esposo, y sus tres hijos.

Múgica, concejal en Leiza de Unión del Pueblo Navarro (UPN), una formación aliada del Partido Popular (PP) de Aznar, murió el sábado, al explotar bajo su vehículo una bomba compuesta de tres kilos de dinamita. (EFE)


Comentarios


Funerales en medio de la conmoción por el "sábado sangriento" de ETA