Gaddafi recupera terreno y armarán a rebeldes

La contraofensiva del ejército libio detuvo ayer el avance que venían logrando los rebeldes, quienes se replegaron hacia su bastión, Bengasi. Obama, dispuesto a armar a los rebeldes.

#

AP

TRÍPOLI.- La suspensión de ataques aliados por algunas horas permitió ayer a las fuerzas de Gaddafi, recuperar terreno y hacer retroceder 100 kilómetros hacia el Este a los rebeldes, mientras en la coalición internacional gana terreno la iniciativa de enviar armamento a los sublevados.

El presidente estadounidense, Barack Obama, se mostró dispuesto a armar a los rebeldes que luchan en el país africano. “No lo descarto. Pero tampoco lo estoy asegurando, dijo el mandatario, y agregó que su país “aún está haciendo una evaluación sobre lo que hará Gaddafi”.

La contraofensiva del ejército libio detuvo ayer abruptamente el avance logrado en los últimos días por los insurrectos, quienes se vieron forzados a frenar su embestida sobre Sirte –ciudad natal de Gaddafi– y replegarse hacia su baluarte, Bengasi, tras perder la localidad de Bin Yauad.

Sirte constituye un crucial trofeo en la contienda, pues es una ciudad emplazada en el centro de Libia que alberga una importante base militar cuya conquista allanaría sensiblemente el camino hacia Misrata –ciudad de 300.000 habitantes–, y hacia todo el oeste del país norafricano.

En tanto, a 380 kilómetros de la capital Trípoli, también se libraron duros combates en Ras Lanuf, la ciudad petrolera conquistada la semana pasada por los rebeldes con ayuda de los bombardeos de la aviación aliada.

Allí, los tanques y la artillería de Gaddafi comenzaron hace horas un intenso bombardeo y un asedio difícil de sostener por los sublevados, informó Europa Press.

Hasta ahora, el ajedrez del conflicto está atravesado por el hecho de que los sublevados están dotados en su mayoría con armamento ligero –muy inferior al del ejército– y sus fuerzas están integradas por un heterogéneo contingente de hombres, varios de los cuales no tienen experiencia bélica suficiente.

Renunció el canciller. En otra señal que marca un debilitamiento del régimen, el ministro del Exterior libio, Mussa Kussa, hasta ahora hombre de confianza de Gaddafi, renunció a su puesto.

El gobierno británico dijo que Kussa ya no quiere representar internacionalmente al régimen. “Alentamos a aquellos que rodean a Gaddafi a abandonarlo y abrazar un mejor futuro para Libia”. Kussa se sumó a un número de embajadores y otros funcionarios que dijeron que ya no pueden representar al régimen.

Dos misiles y un tercero por caer (centro), lanzados por los alados, impactan en las afueras de la ciudad petrolera de Ras Lanuf.


Comentarios


Gaddafi recupera terreno y armarán a rebeldes