Gallardo y las lesiones, una relación de años

Le hicieron un estudio, aunque no dieron el resultado.

River sigue en vilo: el misterio en torno a la gravedad de la lesión de Marcelo Gallardo se agranda. Ayer, el enganche se realizó unos estudios cuyos resultados se conocerían hoy.

Los hinchas y el técnico, Leonardo Astrada, tendrán que esperar. Recién por la tarde de ayer el crack se realizó la resonancia magnética que dilucidará el grado de afección muscular que soporta en el aductor derecho.

El "Muñeco" estuvo ayer temprano en Ezeiza, donde se entrenó el plantel de River, aunque no practicó.

Como se sabe, el volante había vuelto a jugar el pasado miércoles en Salta contra Racing después de una prolongada inactividad y debió salir a los veinte minutos por un tirón en la pierna derecha.

"Todavía no sabemos con exactitud qué es lo que tiene, pero de cualquier manera ya puedo anticipar que se van a respetar los plazos que demande la lesión. Como a cualquier jugador, no se lo va a apurar", explicó Astrada.

Y agregó que lo que sucedió con Gallardo, aunque es lamentable, "está dentro de las posibilidades porque en los partidos de pretemporada suelen pasar estas cosas".

Por otra parte, el plantel tuvo ayer la tarde libre y volverá a entrenarse hoy, en doble turno, a la mañana en el predio de Ezeiza y después en el "Monumental".

Mañana no habrá prácticas y el lunes, los jugadores regresarán al trabajo con miras al superclásico del miércoles, en Mendoza.

La lesión de Gallardo es una más de una larga lista de afecciones que sufrió el volante desde los inicios de su carrera, en 1993.

En octubre de 1996, cuando todavía no estaba afianzado en la primera de River, sufrió un es

guince en su tobillo derecho. Unos meses más tarde, en marzo de 1997, cuando ya sí era un jugador importante del equipo que dirigía Ramón Díaz, otro esguince, esta vez en su rodilla, lo marginó cuatro semanas.

En el Mundial de Francia '98, Gallardo se perdió los primeros encuentros, y luego de ser titular ante Croacia y jugar unos minutos ante Inglaterra por los octavos de final, una serie de calambres le imposibilitaron estar en condiciones de jugar en los cuartos de final ante Holanda, equipo que eliminó al conjunto que por entonces dirigía Daniel Passarella.

En marzo de 2002, previo al Mundial de Corea-Japón, en un encuentro ante Alemania padeció un desgarro que retrasó su preparación con el plantel que viajó a Oriente.

Jugando para el Monaco, en agosto del 2002, sufrió un esguince importante, que lo mantuvo alejado de las canchas algo más de dos meses. A su regreso a River, en el primer encuentro que disputó ante Newell's, en agosto de 2003, Gallardo sufrió una distensión importante en su rodilla derecha, que lo marginó de las canchas por más de seis semanas. (AR/DyN)

Boca recauda desde la manga

Ahora también le saca provecho a la manga. Boca renovó su vínculo con una empresa de gaseo-sas para publicitar la marca en el pecho de sus camisetas, en cuyas mangas, que estaban libres, aparecerá esta temporada una firma de neumáticos. El vice de Boca Pedro Pompilio dijo ayer que el contrato con Pepsi "fue un poco mayor que el anterior" de 2003, que fue de 1.850.000 dólares, mientras que Goodyear pagará 400.000 dólares por un año.

Esa diferencia entre lo que desembolsan esas dos empresas se debe a que la publicidad en el pecho es muchísimo más visible que en la manga. Pepsi pagará 1.900.000 dólares. Sumado a los 400.000 de Goodyear, Boca recaudará cerca de 2.300.000 anuales. (AP)


Comentarios


Gallardo y las lesiones, una relación de años