Gallego continúa preocupado por el mal inicio

El técnico cree que desestimaron el juego de Lanús.



Con un poco más de tranquilidad que el domingo, el técnico Américo Rubén Gallego, admitió que sus jugadores "salieron a jugar el partido con Lanús como si ya lo hubiesen ganado, y que al equipo le faltó rabia".

Más distendido que momentos después de la derrota ante Lanús, el "Tolo" intentó no dramatizar la derrota, ya que al referirse al exceso de confianza de sus jugadores, apuntó con una cuota de humor que " seguramente el reencuentro entre los que llegaron del seleccionado con el resto los emocionó y se desconcentraron".

Al ser consultado Gallego si a dos días del partido con Lanús tuvo más tiempo para analizar la derrota, manifestó que "miren si tuve tiempo que el lunes no vine, pero no hay que dramatizar porque para nosotros fue un partido atípico ya que no tuvimos una buena noche".

En ese sentido, el entrenador añadió que "no salieron las cosas como lo habíamos planificado, pero no hay excusas, yo dije el domingo que no tuve tiempo para trabajar con los jugadores del seleccionado, pero no es justificativo porque el otro torneo lo ganamos y no lloré nunca".

También, el "Tolo" había disparado munición gruesa contra el árbitro Héctor Baldassi, pero ahora se rectificó, ya que remarcó que " más allá que Baldassi se equivocó en un jugada en la que Galván le pegó un codazo a Milito que debió ser expulsión, sigo sosteniendo que es el mejor del fútbol argentino".

El domingo, cuando se le preguntó si al equipo le habían tomado la mano, a Gallego no le gustó para nada, y por eso ahora destacó que "salimos campeones con un estilo y no lo podemos cambiar apenas iniciado un torneo, pero no soy necio y si tengo que hacer modificaciones las haré".

Precisamente, tras admitir que "no jugamos bien", Gallego aceptó que notó a sus jugadores "sin la rabia del torneo pasado, pero no quiero caerle con todo el peso a mis jugadores porque un mal partido lo tiene cualquiera".

Eso sí, sin despojarse del manual de excusas, Gallego ratificó que " el césped estaba muy alto y perjudicó a los dos equipos, y también se usó una pelota nueva - pero siempre va a ser pretexto mío - que recién utilizamos el último viernes nada más".

El entrenador dijo que el único mérito de Lanús fue "agruparse bien atrás" y que apenas comenzó el segundo tiempo "casi nos hacen el segundo gol con una pared que se tiraba en el año 30, y eso fue preocupante".

Gallego dijo que "no observé problemas físicos en los muchachos del seleccionado, pero no lo saqué a Insúa por acusar cansancio, sino para abrir un poco más el juego, e hice ingresar a Rivas para que desborde por derecha, pero se fue a la izquierda, donde teníamos salida más limpia con Eluchans". (AR y Télam).

Se lesionó el "Cuqui" Silvera y no jugaría ante Gimnasia

El delantero de Independiente y goleador del torneo Apertura, Néstor Andrés Silvera, sufrió ayer una contractura en la práctica que efectuó el equipo de Avellaneda en el predio de Villa Domínico y está en duda su actuación el viernes ante Gimnasia y Esgrima La Plata, por la segunda fecha del torneo Clasura.

Tras efectuar algunos movimientos apenas comenzada la actividad de Independiente esta mañana en Villa Domínico, el delantero Néstor Silvera se retiró al vestuario, tras ser atendido por el médico Juan Manuel Olivera.

El facultativo informó que el jugador padece una contractura en el gemelo interno izquierdo y que comenzó con un tratamiento de fisioterapia en la zona afectada, para ver si se recupera y puede jugar ante el Lobo el viernes, en cancha a designar.

Por su parte, el marcador, Juan José Serrizuela, ya quedó descartado para el choque ante Gimnasia, ya que frente a Lanús salió por una contractura en el recto anterior derecho, idéntica lesión que en el torneo pasado lo marginó varias fechas del primer equipo.

Entre los lesionados también se encuentra el central Pablo Paz, que está convaleciente de una contractura en el isquitiobial derecho, mientras que al volante Oscar Bazán aún le quedan cuatro semanas mas de yeso por la fractura del cuarto metecarpiano de su mano izquierda.

Además de los lesionados, el que tampoco podrá jugar ante el Lobo es el capitán Gabriel Milito, que el domingo ante Lanús recibió la quinta tarjeta amarilla y será suspendido por una fecha. Aunque el técnico aún no dio ningún indicio sobre quienes ingresarán, el zaguero Rubén Salina podría ocupar el lugar de Milito, en tanto que Raúl Damiani ingresaría por Serrizuela y, si Silvera no se recupera, ahi está la gran incógnita a dilucidar de acá al viernes.

Tras la derrota de visitante frente a Lanús, el arquero Leonardo Díaz señaló que " no hay que dramatizar por una partido perdido porque falta mucho camino por recorrer ".

El arquero añadió que "se jugó ante un rival que se metió muy atrás y no dejó espacios, pero de todos modos el que tuvo la iniciativa fue Independiente, que buscó por todos lados y no tuvimos la furtuna de convertir". (AR y Télam)


Comentarios


Gallego continúa preocupado por el mal inicio