Ganaba Huracán y todo se terminó

Tras la segunda conquista del "Globo", los simpatizantes de Los Andes arrojaron proyectiles y Madorrán lo suspendió.



BUENOS AIRES (DyN) – Cuando peor lo estaba pasando, Huracan sacó provecho ayer del reiterado exceso de protagonismo que habitualmente exhibe el polémico y discutido árbitro Fabián Madorrán y se retiró en ganancia por 2 a 1 ante Los Andes en un partido que fue suspendido a los 31 minutos de la etapa complementaria debido a que los hinchas del “milrayitas” comenzaron a arrojar proyectiles al campo de juego.

En sólo diez minutos, de los 18 a los 28, Madorrán -que venía de cumplir una suspensión- dejó al equipo conducido por Miguel Angel Russo con siete futbolistas ya que expulsó sucesivamente a Marcelo Amaya, Orlando Romero, Víctor López y Fabio Pieters.

Cuando se cumplían los 31 minutos del complemento y cuando ya no habían equivalencias, la enardecida parcialidad de Los Andes comenzó a arrojar todo tipo de proyectiles al campo de juego lo que determinó la inevitable decisión de Madorrán, acaso lo más acertado de la tarde en Parque Patricios, de suspender el desigual partido.

Los goles de Huracán fueron convertidos por Monery Gabrich, uno en cada etapa, mientras que el transitorio empate para Los Andes había sido señalado por Fabio Pieters.

El partido, hasta el momento de la suspensión le había sido totalmente esquivo al “Globito” lo que le permitió a Los Andes aprovechar todas las debilidades del rival, aunque a la hora de definir careció de efectividad.

Después de un primer tiempo prácticamente intrascendente, exceptuando los dos goles, pese a la altísima temperatura el partido se “calentó” aún más con algunos roces y el ya mencionado accionar de Madorrán.

Los primeros diez minutos fueron algo favorable para Huracán porque mostró una mayor presencia en el área rival. En ese lapso la “Bruja” Berti intentó ser la manija del local pero no encontró el acompañamiento necesario. Estuvo muy solo.

El gol del “globito”, convertido a los 8 minutos por intermedio del “pelado” Moner con un preciso cabezazo después de un córner de la derecha enviado por Berti, paradójicamente resultó negativo para el juego de su equipo ya que inexplicablemente se tiró unos metros atrás cediéndole el campo y la pelota al equipo de Lomas de Zamora.

Y Los Andes que hasta ahí se había mostrado como un equipo livianito comenzó a prevalecer porque el uruguayo Víctor López encontró la pelota y a Levato y Pieters como los socios ideales para complicarle todo el endeble esquema defensivo de los dirigidos por Babington.

Con muy pocas ideas, pero con una gran dosis de amor propio Los Andes arrinconó a un Huracán sin repuestas y cuando restaban dos minutos para el entretiempo Pieters metió un derechazo que dejó sin chances al arquero Ríos.

El intenso calor hizo que el árbitro tuviera piedad con los futbolistas y a los 23 minutos permitió el ansiado refresco, aunque los locales parecieron no reaccionar y se fue al descanso en medio de una rechifla generalizada.

Con tres jugadores más en la cancha y aprovechando al máximo el nerviosismo y la impotencia de Los Andes, Huracán llegó al segundo gol después de una media vuelta de Gabrich en el área rival y clavó la pelota junto al palo derecho de Buljubasich.

Después llegó la violencia desde las tribunas y la suspensión del encuentro.

Russo le apuntó al árbitro

BUENOS AIRES (DyN) – Luego de que su equipo fuera diezmado con cuatro expulsiones por parte del árbitro Fabián Madorrán y el encuentro ante Huracán quedara suspendido a los 31 minutos del segundo tiempo, el entrenador de Los Andes, Miguel Angel Russo, sentenció que “el principal descontrol fue elaborado por el juez”.

“Era tranquilo el desarrollo del partido en el primer tiempo, donde había dodo la posibilidad Víctor López de ponernos 2-1. Por eso la sensación fue que un partido tranquilo se desarma de una manera difícil de explicar, especialmente con la expulsión de Moya. Te queda una sensación de impotencia”, señaló el técnico.

Russo, también hizo referencia a los antecedentes y al reciente “parate” de Madorrán: “Justamente, venía de cumplir una suspensión y de ser recusado públicamente por escrito por Lanús. Por eso habrá que evaluar todo, pero la realidad es que de aquí para adelante te quedaste sin nada”.

“Esta es la sencilla realidad -prosiguió-, algunos jugadores míos al descontrol como producto de la impotencia de sentirse perjudicado, pero el descontrol fue por parte de Madorrán”.

El entrenador recordó un hecho parecido con el “Sheriff” Javier Castrilli: “Algo así ya me había pasado con Castrilli en esta misma cancha, en un Huracán-San Lorenzo. Uno no quiere que el fútbol camine por estos carriles, pero a nivel de juego era superior mi equipo ya que había hechos méritos suficientes como para ganar”.


Comentarios


Ganaba Huracán y todo se terminó