Ganadores y perdedores en la escala salarial

La Policía es la más afectada y Salud, la beneficiada desde 2003 en Río Negro.



por: ADRIAN PECOLLO

El Estado rionegrino emprendió la recuperación salarial en el 2003 después de las quitas por la crisis provincial y cuando la devaluación de enero de 2002 erosionaba el poder adquisitivo de los haberes argentinos.

Dos años después, Río Negro asigna casi 25 millones de pesos mensuales más al pago de los haberes públicos. Creció un 84%.

El porcentaje puede sorprender, pero hay un dato por considerar: el índice de precios al consumidor en Río Negro se incrementó en el 92% desde la devaluación. Se trata de un relevamiento en Viedma sobre un centenar de artículos y servicios. Es cierto que hay artículos de primera necesidad con mayores subas, por lo que si bien es falible, también es el único registro oficial disponible. En igual período, las remuneraciones medias de los estatales crecieron un 69%.

No es menos cierto que el impacto no es lineal en los haberes del trabajador, ni igual en cada sector del Estado. Hay dos motivos: una parte del alza de la partida salarial representa a la regularización de aportes de ley, y otra razón responde a un mayor número de personal.

Igual se pueden detectar "perdedores y ganadores" de la política salarial. Un relevamiento de la evolución de los haberes públicos permite conclusiones terminantes. Por caso, la policía fue la más afectada, logrando una mejora en dos años del 48%, sin contar los anuncios efectuados el sábado por el gobierno provincial. El menor índice entre el personal del Ejecutivo, cuyo promedio de suba fue del 73%.

El más beneficiado fue el sector Salud (especial

mente, sus profesionales). Por ejemplo, hace dos años, el monto medio de la policía superaba en un 5% a sus pares de Salud, pero actualmente está en un 20% por debajo de los mismos.

En resumen, los haberes logrados representan remuneraciones netas y medias. Es decir, comprende los extremos que abona el Estado. Por caso, el mínimo asignado desde setiembre de los 630 pesos brutos (525 a 530 pesos en bolsillo) y el máximo de unos 13.000 pesos de un vocal del STJ.

El alza en la partida de per

sonal corresponde a la suba de la planta y a la mejora de los salarios. O también a ambas variables.

La policía -con la mejora de setiembre- logró un haber medio de 1250 pesos, un 22% mayor al del año pasado y del 48% en su comparación con el del 2003. La masa salarial creció un 26% y un 64%.

Esa disparidad entre el haber medio y la partida salarial se profundiza en los docentes. Una suba en los dos años del 78% en el salario y del 95% de la masa. Todo se puede explicar con el crecimiento simultáneo de unos 2.000 cargos docentes en ese período.

Un porcentaje del aumento a los trabajadores -según el escalafón, especialmente en los agentes de la 1844- realmente correspondió al blanqueo de las sumas no remunerativas.

Hay que considerar que el índice de la justicia puede parecer bajo, aunque es bueno recordar que la suba estatal equivale mayormente a la recuperación de los haberes después de las reducciones de 1996 y 1997. En ese poder ninguna quita de las pocas efectuabas se mantenía en el 2003, que es base en el análisis, ya que las recuperaciones se iniciaron a fines de ese año.

Pagos y retenciones

Hacienda confecciona mensualmente un promedio del costo salarial por cada trabajador, incluyendo los tickets.

Ese monto equivale al pago total del Estado rionegrino. Para su análisis, "Río Negro" además aplicó los correspondientes descuentos por aportes del empleado y las contribuciones del Estado. Las retenciones varían, pues los aportes personales al sistema previsional son distintos (hay cambios según aporten a una AFJP o al Estado) y el equivalente de tickets no registra pagos de ley. Quedan las quitas por obra social o seguro. Así, el descuento aplicado fue del 30%, salvo a los policías que fue mayor ya que tienen retenciones superiores destinadas a su régimen previsional especial. (AV)


Comentarios


Ganadores y perdedores en la escala salarial