Ganó, sufrió y desató un carnaval "leproso"

Liquidó al equipo boliviano y se metió en octavos.



Le salió todo redondo a este Newell's de Nery Pumpido. Porque la semana pasada su rival histórico quedó eliminado de la Libertadores, mientras que anoche la "lepra" se aseguró el pase a los octavos de final gracias al triunfo frente a The Strongest por 2 a 0, y la "manito" que le dio Goiás en su cancha. Ahora, es posible que se enfrente con Vélez.

Por eso es entendible la explosión de los miles de leprosos que peregrinaron hasta el estadio del Parque Independencia para rezar por la clasificación. En la previa se hablaba de una definición cerrada y emocionante, y así fue.

Pero no tanto la que se dio en Rosario, sino la que se produjo en Brasil, ya que Newell's tuvo el partido frente a los bolivianos liquidado a los 6 minutos del segundo tiempo, mientras que en la cancha de Goiás la Unión Española tuvo esperanzas hasta el último suspiro.

La fiesta se desató en las tribunas leprosas cuando, a falta de seis minutos para que expire el partido frente a los bolivianos, las radios anunciaban el final 0 a 0 entre Goiás y los chilenos. Los músculos se relajaron, y mientras la gente disfrutaba, Newell's dejaba pasar el tiempo y saboreaba la clasificación.

El local fue más durante todo el cotejo, y se puso en ventaj bien temprano. A los 7 Ariel Zapata dejó helados a todos y metió un zapatazo con rosca que colgó a Ever Caballero y desató el primer delirio.

Desde ese momento el ex Estudiantes se hizo dueño del medio, pero el dominio de la "lepra" se diluyó con el correr de los minutos, al punto que en el último cuarto de hora el balón fue patrimonio del equipo del antiplano, que no supo qué hacer con él.

En la segunda parte el local volvió a golpear en el momento preciso. Ortega amagó un par de veces, le metió una habilitación bárbara a Damián Steinert para que eludiera a Caballero y pusiera cifras definitivas. A esa altura las tribunas eran una carnaval rojo y negro, y las radios ganaron protagonismo: ya poco importaba lo que sucedía frente a los ojos, todos y cada uno de los presentes tenía la mente y los nervios posados a miles de kilómetros, en el estadio de Goiás.

El 2 a 0 estaba consumado, y lo único que hicieron los jugadores de Newell's desde ahí y hasta el final fue dejar pasar el minutero y preguntar una y mil veces que sucedía en tierras brasileñas.

Los locutores anunciaron el final en cero de Goiás y la Unión Española, y la explosión se escuchó en todo Rosario. Media ciudad gozó con una clasificación que se añoraba desde las entrañas. Debe esperar por su rival, y puede ser Vélez.


Comentarios


Ganó, sufrió y desató un carnaval "leproso"