“Garrafas sociales y el gobernador”



Ya el nombre garrafa social es discriminatorio, porque se entiende que es una garrafa cuya finalidad es la de abastecer a quien menos tiene… Le pone un sello, una marca: éste es pobre, aquél no lo es y le cobramos diferente. La pobreza es indignante y discriminatoria y usada por el poder económico y político para manejar votos, voluntades y a toda una sociedad. La garrafa social no debería de existir en nuestro país, pero para que ello ocurra no debería existir la pobreza, y parece que es mas fácil seguir generando productos para los pobres que combatir la pobreza en sí misma. Pero aun así, aun generando pobres o manteniendo un gran caudal de ellos, la garrafa no aparece, y esto ya no sólo indigna sino que parece una tomada de pelo al por mayor. El señor gobernador de Río Negro dice que el tema de las garrafas se solucionará en tres meses (para septiembre/octubre), y creo que ya esto es demasiado. En Bariloche nuestros vecinos del Alto la están pasando muy mal, señor gobernador, por qué no prueban usted y todos los legisladores y funcionarios públicos quitar el gas de sus casas por tres meses y abrir todas las ventanas y puertas, porque así es como se siente en el Alto de Bariloche. No traigan garrafas sociales, traigan de las comunes y paguen la diferencia. Sólo eso se les pide y no que les envíen camiones con leña que además no alcanza. Si no tienen dinero, traten de bajar el presupuesto a Invap en tan sólo un 3%, ya que creo que es una empresa que se solidarizaría con los más pobres y con la situación actual de Bariloche. Si bajan este presupuesto multimillonario que pagamos entre todos los rionegrinos en tan sólo un 3%, se solucionarían todos los problemas de Bariloche y nuestra zona sur. Hay quien dice de forma malintencionada que el faltante de garrafas (la solución) y otras medidas tomadas desde el gobierno provincial tienen que ver con sus desinteligencias con el Ejecutivo municipal barilochense, y también que son medidas que benefician políticamente al Frente Grande de Bariloche. Yo me niego a creer que esto sea cierto, no me cabe en la cabeza que exista gente capaz de hacer sufrir a toda una población por sus peleas políticas. Sigo creyendo que usted puede solucionar rápidamente el tema de las garrafas y que puede dar respuesta a los requerimientos de una población como la de Bariloche, que viene siendo vapuleada desde hace muchos años. Señor gobernador, un estadista no queda entrampado en peleas menores, eso déjelo a funcionarios de cuarta y, por favor, piense que estas peleas siempre se hacen sentir en los más desprotegidos. Jorge L. Fernández Avello DNI 12.862.056 - Bariloche


Comentarios


“Garrafas sociales y el gobernador”