Geminal Nogués y su secreta Buenos Aires

Acaba de ganar el premio Martín Fierro como mejor programa Cultural- Educativo por "Buenos Aires, Ciudad Secreta" donde Germinal Nogués tiene como protagonista a la urbe porteña en recorridos apasionantes.



Nadie sabe sobre Buenos Aires como Germinal Nogués, periodista, escritor, hombre de radio de extensa trayectoria y actual asesor en temas de cultura del Presidente de la Nación, no escatima elogios ni críticas. Porque pone el dedo en virtudes y defectos con una mirada personal y tan original como esta inefable ciudad que muestra e involucra con ” la nostalgia, el mito y lo entrañable”.

-¿Cómo se inició este “viaje” por Buenos Aires?

– Fue la improvisación absoluta, porque surgió del libro ( “Buenos Aires, Ciudad Secreta”) que editó Sudamericana, pero no había sido impreso en su momento por un error de una papelera que no mandó bien la partida de papel y la editorial ya estaba haciendo la difusión. Por tal motivo yo fui a un programa de Luis Pedro Toni en un canal de cable. Recuerdo que era fines de enero y hacía mucho calor, en esa oportunidad el conductor me preguntó cuáles eran mis proyectos y yo no los tenía. Estaba muy alejado de la televisión, maltratado y colaborando en programas que no me pertenecían.

Pero muy suelto le dije: hacer en televisión “Buenos Aires, Ciudad Secreta”, fue cuando Luis Pedro Toni me dijo: lo vas a hacer en este canal. Yo pensé que el calor le había hecho mal a Toni, pero no era así, a los diez días estábamos grabando. Y no solo funcionó sino que gustó. La primera vez salimos en taxi con las cámaras, pero luego nos fuimos organizando y llegamos a tener camionetas y mucha más comodidad.

Salió todo muy bien porque los contenidos eran muy claros sobre lo que queríamos transmitir de la ciudad, el espíritu, la manera de ser, el bello caos que tiene. No recuerdo cuál fue le primer programa tal vez porque hay que vivir la vida al carro del cambio y el devenir del trabajo, estamos en las puertas del noveno año, y comenzamos en el canal de cable de VCC durante año y medio hasta pasar a VCC directamente.

Era como pasar del club de Villa Regina, digamos sin desmerecer, a la primera de River o Boca. Por el tipo de tecnología y el personal era una maravilla y no tenía nada que envidiar al Canal l3 en la época de Goar Mestre. Eso después desaparece y con los cambios aparece el CEI con el señor Moneta y compañía, banqueros que compran canales. Quedan entonces Cablevisión y Multicanal. Nosotros pasamos a Solo Tango.

Lo nuestro es un caso muy raro, porque ahora estamos en cable, en aire (Canal 7) en Internet y en radio Nacional con tres horas. Son ocho horas semanales dedicadas a hablar los temas de la ciudad.

En televisión e Internet son contenidos de tipo documental, histórico y arquitectónico, y en radio es más profundo porque tiene que ver también con las cosas horribles que tiene la ciudad, con las cosas que no se hacen o están demoradas. Es más realista, no son loas tipo poesía de niños de primer grado.

-¿Tiene que ver también con la pasión por los viajes, en este caso llevada a los medios y la ciudad?

– Hice muchos intentos, tengo casi 35 años de televisión y este medio, como el teatro o el cine, no siempre deja que lo ames, son amantes casquivanas.

Ahora sí me quiso la televisión con “Buenos Aires, Ciudad Secreta”, antes me quería, pero era una relación asimétrica. Por ejemplo en “Cómo viajar económicamente por el mundo”, un micro que yo hacía por Canal 11 a las 10.30 de la mañana y estaba basado en comentarios sobre ciudades del mundo, pero no era masivo..

Lo que hago ahora además le interesa mucho a la gente, creo incluso, modestamente, que hemos influido hasta en algunos teleteatros donde el barrio, sus usos y costumbres tienen protagonismo. Ahora la gente se refiere al ” barrio porteño de San Cristóbal”, por ejemplo, empieza a nombrar los barrios cuando antes por mucho tiempo éramos como animalitos de Dios y no sabíamos nada de los barrios, dada la identidad que tienen en Buenos Aires desde la historia y el origen de la ciudad en la colonia. De todas maneras hago mucho para que nombren el barrio, como el caso de San Nicolás, donde está el obelisco, el Colón, la calle Corrientes.. porque la gente insiste y lo llama microcentro.

También me pongo ” simpáticamente irritado” cuando llaman a los programas de radio y dicen: soy Irma de barrio Norte que no existe como tal y en realidad es una parte Retiro, otra Recoleta y luego Palermo, tienen nombre y apellido. Trato entonces de hacer como una suerte de difusión acertiva para que nombren el barrio como tiene que ser.

-¿Fue un reencuentro suyo con Buenos Aires?

– Puede ser pero también soy muy crítico, porque las cosas que pasan en la ciudad son muy reparables e involucran a ambas partes, los gobiernos y los vecinos. Cuando se ve que se dejó de usar la pala en los comercios por comodidad y la basura es arrojada a las alcantarillas, y después la gente insulta al gobierno de turno diciendo que se les inunda y es el tergopol ( y otras cosas) acumulados, hay que pensarlo, no hay ciudad que aguante, Hay una actitud bastante indebida del vecino con su ciudad.

Por otra parte lo de ” secreta” también se puede aplicar a otras ciudad. Se puede decir “Roca, ciudad secreta” porque hay una ciudad de Roca que la gente no conoce, por ejemplo. En cuanto a lo positivo de Buenos Aires es la cantidad de manifestaciones culturales que tiene y lo negativo sería que la gente todavía no asume lo que se hace en cultura. Es como una contradicción permanente. Siempre digo que la gente que se engatusa con David Copperfield, el mago, no sabe que en el teatro Colon todos los días hay producciones muy superiores a los infantilismos de este señor. Esto me hace sufrir mucho, tanto como la ciudad sucia, como la observé grabando en la puerta del Colón donde dormía un hombre en un colchón, en la plaza de enfrente se peleaban borrachos y había una basural en la escuela Roca y otro en la cercana Diagonal Norte y Lavalle donde había un grupo de una repartición judicial sacando materiales y escombros. Es el pueblo que habla, no le importa, no ve nada malo en eso.

-¿Hubo cambios con los gobiernos de la ciudad?

– Son difíciles porque la gente cambió valores de todo tipo y tampoco los grandes programas que admiro y sigo como el de Mariano Grondona y A Dos Voces, se han ocupado de los temas de ciudad, hablan de políticos y políticos, pero no llevan el análisis de la temática urbana como principal.

Pensemos entre todos la ciudad que queremos y el tema da para un desarrollo riquísimo de quejas, de cambios de ideas, de la ciudad como proyecto común.

Un ejemplo a seguir es el de Rafaela en Santa Fe, un modelo soñado de convivencia en el marco de la cultura, que ni en Europa se encuentra. Entonces es posible, da ventajas, calidad de vida.

Una ciudad inabarcable y un programa que cambia

Para Germinal Nogués la ciudad es casi inabarcable. “Un televidente me felicitó por el Martín Fierro y me dijo que me porté mal con el barrio de Monserrat porque no mostré tal o cual cosa. Claro ese barrio abarca Plaza de Mayo, la Avenida de Mayo y parte del Centro, un tema que requiere cuatro programas y pueden dejar satisfecho a ese vecino, pero no son de interés masivo. Hay que dosificar en muchos casos y dar un sentido periodístico, porque lo que interesa a uno no interesa a todos, hay barrios más atractivos que otros y todavía hay algunos que no hemos hecho, como los bosques de Palermo y parte de Belgrano que nos falta completar”.

“De todas maneras sentimos que la gente nos acompaña incluso desde el exterior, en el canal Solo Tango recibimos con emoción correos electrónicos de Hamburgo (Alemania), de Medellín ( Colombia), de televidentes que lo ven por vía satelital. En radio sale por Radiodifusión Argentina al Exterior y hasta hay un uruguayo que vive cercano a París que sigue el programa y nos habla de la calle Corrientes y de Lavalle, calle a la que yo llamo la nueva Saigón por el deterioro que tuvo. Es obligación de los gobiernos preservar las calles, porque la gente como la del interior, viene de vacaciones y visita Lavalle casi con una actitud mística de conocer ese Centro que fue famoso y hoy se encuentra con prostíbulos encubiertos y otros no tanto, las calles del centro se rompen sábados y domingos y nadie sabe porque, los lunes los oficinistas no lo notan, pero los sufrimos los que allí vivimos”.

Con respecto al programa Nogués indicó que “va a tener cambios de formato y técnicos, es un emprendimiento familiar, con mi hijo Hernán, y se trata de un documental distinto, porque es muy nuestro. Por primera vez en la historia se pone una cámara de televisión en un barrio y no para hablar de un incendio, un robo o un crimen. Mira el presente y el pasado de los barrios y la gente se siente muy involucrada. También los del interior porque o son ex porteños o sueñan con Buenos Aires, como los porteños soñamos con Miami o París. Para todos mostramos la ciudad y no sólo los lugares convencionales”.

Julio Pagani


Comentarios


Geminal Nogués y su secreta Buenos Aires