Gendarmería rescata a una víctima de trata

Es una joven paraguaya. La habrían traído al país engañada para trabajar en servicio doméstico. Además se desmanteló un prostíbulo clandestino, se detuvo a sus dueños y se investiga al encargado de seguridad, un sargento primero del Ejército.





NEUQUÉN (AN).- En un efectivo procedimiento realizado por el Escuadrón Núcleo Comahue de Gendarmería se logró rescatar de la prostitución a una joven paraguaya de 20 años víctima de trata de personas. Además se desmanteló un prostíbulo clandestino que funcionaba bajo la fachada de un pub cuyo encargado de seguridad resultó ser un sargento primero del Ejército. Los dueños del negocio, una pareja, quedaron detenidos a disposición de la Justicia. La historia se remonta a un par de semanas atrás cuando un anónimo avisó a Gendarmería que en Jujuy al 200 funciona un pub que ofrece el servicio de alternadoras entre las que había jóvenes de varias nacionalidades. La investigación finalmente concluyó en la madrugada de ayer. Alrededor de 25 efectivos de Gendarmería irrumpieron en el pub a las 3 de la madrugada. De acuerdo con los datos relevados, es un local de pequeñas dimensiones, unos 24 metros cuadrados, donde los hombres acudían a beber y podían conversar con mujeres muy jóvenes que se paseaban por el interior. El pub funcionaba como pantalla porque por un puerta que está junto al local se accede a un primer piso donde se atendía a los clientes que querían servicios sexuales, explicó una fuente consultada por “Río Negro”. Los gendarmes ingresaron al primer piso y se encontraron con cuatro habitaciones donde se prestaban servicios y un sector donde tenían funcionando un circuito cerrado de cámaras que estaba a cargo de un hombre que portaba una pistola 9 milímetros. En total identificaron a seis jóvenes: tres argentinas, una peruana con sus papeles en regla y dos paraguayas. De ellas, una acababa de cumplir 18 años y no tenía papeles, y la otra de unos 20 años contó que la habían traído al país para trabajar como empleada doméstica y después la obligaron a prostituirse, detalló la fuente. La joven que denunció estar en situación de trata fue puesta a disposición del Centro de Asistencia a la Víctima y está alojada en una vivienda bajo custodia. El resto de las jóvenes quedaron en libertad supeditada. De acuerdo con lo relatado por el turno de media hora cobraban 100 pesos de los cuales la mitad quedaba para los regenteadores. Lo asombroso para los gendarmes fue descubrir que el hombre de 36 años a cargo de la vigilancia del pub y del prostíbulo resultó ser un sargento primero miembro del Batallón de Ingenieros de Montaña VI del Ejército que trabajaba portando su arma reglamentaria. En este caso el suboficial también fue puesto a disposición de la justicia y deberá afrontar seguramente un tribunal disciplinario interno. Por su parte a los dueños del local, una pareja de unos 40 años integrada por un argentino y una paraguaya, se les realizó un allanamiento en su vivienda particular ubicada en el barrio El Progreso. Posteriormente quedaron detenidos a disposición del Juzgado Federal N° 2 con intervención de la fiscal Cristina Beute. El procedimiento se extendió desde las 2 de la madrugada hasta el mediodía de ayer, cuando se concluyó con la identificación de los detenidos.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Gendarmería rescata a una víctima de trata