Gennuso y la responsabilidad penal de la deuda

El intendente electo dijo que no está dispuesto a asumir la responsabilidad penal. Hereda un pasivo alto pero también importantes obras en ejecución.

#

Gennuso y Martini iniciaron la transición tras los comicios del 6 de septiembre. Archivo

CAMBIO DE GOBIERNO

“Yo no voy a asumir la responsabilidad penal”. Antes de irse de vacaciones, el intendente electo Gustavo Gennuso (Juntos Somos Bariloche) advirtió a sus colaboradores más cercanos que el primer problema que tendrá que afrontar es la deuda de la Municipalidad y que no podrá restituir los fondos que, originalmente destinados a financiar obras delegadas por Nación, fueron utilizados en gastos corrientes.

Un intendente, de acuerdo con las normas vigentes, podría enfrentar un juicio de responsabilidad de parte del Tribunal de Contralor y hasta un proceso penal por incumplimiento de deberes de funcionario público si no restituye los fondos con destino específico antes del fin del ejercicio fiscal, el 31 de diciembre.

La actual jefa comunal María Eugenia Martini (FpV) ya pasó por una situación similar el año pasado, pero consiguió una prórroga de tres meses en el Concejo Deliberante.

El jueves, el secretario de Gobierno de la Municipalidad, Daniel Natapof, dijo que el Municipio tiene un “déficit crónico y estructural” y que, cuando llegue el momento de restituir los 50 millones de pesos de fondos para obras delegadas por Nación que se usaron en gastos corrientes “tendrá que tomar una decisión”. Dio a entender que para el actual gobierno se trata de un problema del próximo.

Si esta fuera la única deuda municipal, tal vez Gennuso podría dedicar todos sus esfuerzos a poner en marcha sus promesas de campaña, pero además de los 50 millones de fondos específicos el Municipio les debe 40 millones de pesos a sus proveedores (un número que asusta de sólo pensar que es dinero que en gran parte falta en el circuito comercial de la ciudad) y otros 20 millones con el sindicato municipal Soyem.

El aumento de la recaudación es otra meta que se pone el intendente electo. Los miles de hogares que pagan tasas por servicios retribuidos de sólo 35 pesos por mes es una realidad con la que Gennuso pretende terminar rápidamente en el Concejo Municipal.

Es una paradoja, pero la alianza que gobernará la ciudad a partir del 8 de diciembre le puso un límite al aumento de tasas cada vez que Martini planteó un aumento mayor. Y el actual oficialismo, que buscó mejorar los ingresos por esa vía, ahora habla de un “impuestazo” del nuevo gobierno.

Plan de obras

Así como hereda deudas, Gennuso tendrá que rápidamente hacer cargo de un plan de obras con financiamiento externo, que la semana pasada era de 420 millones de pesos.

En el listado de obras que seguramente inaugurará están las 376 viviendas en las 35 hectáreas, la ampliación del gasoducto Cordillerano, red de gas y cloacas en El Frutillar, desagües pluviales en Nahuel Hue y Nuestras Malvinas (una de las obras más importantes de la ciudad), teatro público y bicisendas en el Circuito Chico.

DeBariloche


Temas

Bariloche

Comentarios


Gennuso y la responsabilidad penal de la deuda