Giustozzi cerró un buen negocio

Lidera cómodo





Nicolás Giustozzi hizo un buen negocio con su segundo puesto y se afirmó al frente del certamen patagónico de enduro, después de cumplirse la quinta fecha el pasado domingo en Cinco Saltos.

La prueba fue ganada por Germán Pérez en la división mayor, pero resultó destacado lo de Giustozzi, quien rompió su moto, no llegaron los repuestos y tuvo que participar con una de vieja generación, veinte kilos más pesada y motor de cuatro tiempos, lo que no impidió que a fuerza de manejo se las ingeniara para luchar adelante.

La nota la dieron tres locales. Diego Gutiérrez se impuso en júniors 4T superando por más de diez minutos a Federico Franchi; Hugo González, después de vario años, volvió al triunfo en másters "A", y Eduardo Arónica ganó en veteranos.

La lluvia de los días previos ayudó a consolidar el piso y mantenerlo firme.

El trazado, según coincidieron todos los pilotos, fue trabado, muy técnico y sin lu

gares veloces, por lo que resistencia física y habilidad fueron los recursos a los que tuvieron que apelar los ciento sesenta y dos participantes.

En promocionales las posiciones se definieron por el tiempo de la última vuelta entre Federico Giovachini y Marcos González, porque habían empatado.

En másters "B" ganó Ariel Castillo, mientras que el barilochense Martín Díaz, en júniors 2T, fue el único cordillerano que se llevó un triunfo.

Otro que lució fue Diego Gutiérrez, quien con un andar espectacular se coló entre los punteros de la prueba. De participar en la categoría elite, la séniors, habría terminado tercero.

La prueba cerró el minicertamen de promocionales, siendo los tres mejores Lucas Cid, Federico Giovachini y Marcos González, quienes podrán optar por permanecer en la categoría hasta fin de año, con el recargo correspondiente, y luchar por el título, o bien emigrar a júniors.

La sexta fecha del Patagónico se disputará el 23 y 24 de julio en Cipolletti, en forma paralela con la tercera del certamen argentino zona Sur 2005.


Comentarios


Giustozzi cerró un buen negocio