Gobernadores del PJ rompen diálogo con Nación

En medio de la crisis social que tiene a maltraer al gobierno, el PJ tensó aún más la cuerda. Le reclama fondos adeudados a las provincias y amenaza con presentar acciones legales.





Los gobernadores justicialistas anunciaron ayer su decisión de suspender el diálogo institucional con el gobierno nacional frente al incumplimiento por parte de la administración De la Rúa de los compromisos y pactos acordados con las provincias.

«Nos vemos en la lamentable obligación de considerar agotado un diálogo institucional que hemos intentado permanentemente», expresaron los gobernadores de la oposición.

En un documento difundido anoche al término de una reunión en el Consejo Federal de Inversiones, los mandatarios señalaron que los incumplimientos de parte del gobierno originaron «el agravamiento de la crisis que golpea diariamente a nuestro pueblo», en clara alusión a las protestas y conflictos sociales.

En el texto, que fue suscripto por mandatarios y representantes de las 14 provincias gobernadas por el PJ, también se destacó la decisión del peronismo de hacer «una oposición constructiva» desde que la Alianza asumió al frente del Poder Ejecutivo y se quejaron de las «disputas irresponsables» de los partidos que integran la coalición de gobierno.

Los gobernadores de la oposición optaron por asumir una postura más confrontativa con la administración De la Rúa y romper el diálogo institucional «cansados» por la falta de cumplimiento en el pago de las deudas que la Nación mantiene con sus distritos, especialmente por fondos coparticipables, recursos sociales y de empleo, entre otros.

«Este es un diálogo de sordos. Nosotros apoyamos y ayudamos, pero no hay una reciprocidad de parte del Gobierno», dijo el gobernador de Córdoba, José de la Sota, quien consideró «prácticamente agotado» el diálogo con las autoridades nacionales.

De la Sota advirtió que el incumplimiento de los compromisos por parte de la Nación genera «consecuencias muy graves» en la asistencia social que deben brindar las provincias que, según señaló, «no pueden hacer frente a situaciones elementales».

En el mismo sentido, el santacruceño Néstor Kirchner pidió a la administración nacional que «reflexione» por las consecuencias que sus decisiones pueden provocar en el interior del país y aseguró que las provincias están «desfinanciadas» por el retraso en el envío de fondos de Nación.

A su turno, el vicegobernador bonaerense, Felipe Solá, -quien representó a Carlos Ruckauf en la reunión- consideró «necesario» suspender el diálogo con el gobierno y advirtió acerca de el «impacto negativo» para las provincias de las últimas medidas económicas anunciadas por el ministro Cavallo.

Además de De la Sota, Kirchner y Solá, la decisión de suspender las conversaciones institucionales con el oficialismo fue respaldada por los gobernadores Carlos Reutemann (Santa Fe), Gildo Insfrán (Formosa), Rubén Marín (La Pampa), Eduardo Fellner (Jujuy), Carlos Rovira (Misiones), Carlos Manfredotti (Tierra del Fuego), Angel Mazza (La Rioja) y Julio Miranda (Tucumán).

Preparan acciones legales

Más allá de la ruptura del diálogo con la administración delarruista, los gobernadores del PJ analizaron la posibilidad de iniciar acciones legales contra el gobierno por el incumplimiento en el pago de compromisos asumidos con sus distritos.

En ese sentido, trascendió que en forma separada varios mandatarios decidieron intimar a la Nación con demandas civiles y penales bajo los delitos de incumplimiento de los deberes de funcionarios públicos y retención indebida de fondos.

Paralelamente a la reunión de los gobernadores, los ministros de economía de las provincias justicialistas evaluaron el paquete de medidas económicas anunciado por el oficialismo.

Al respecto, consideraron que ese paquete «no tiene medidas generales para la reactivación y el crecimiento» y que «no contemplan» las deudas pendientes por transferencias de recursos comprometidos.

Después de Salta, el gobierno apunta a Cutral Co

El gobierno nacional aguarda el regreso de Salta del titular de la Secretaría de la Pequeña y Mediana Empresa, Enrique Martínez, para implementar medidas «preventivas» en las localidades neuquinas de Cutral Co y Plaza Huincul.

Así lo indicaron ayer a «Río Negro» desde el despacho del vicejefe de Gabinete, Armando Caro Figueroa.

La situación en ambos municipios de la provincia de Neuquén estuvo otra vez en el tapete de la administración central.Primero fue en la reunión de gabinete nacional. Allí, el ministro de Desarrollo Social informó a De la Rúa que su ministerio está trabajando «preventivamente» en Cutral Co y Huincul, a fin de evitar el recrudecimiento de la crisis.

Luego, en horas de la tarde se reunieron los integrantes del gabinete social tras recibir las instrucciones del propio De la Rúa, quién exigió que se «evalúen acciones tendientes a atender los conflictos en diversos puntos del país».

En un reportaje con este medio publicado el sábado pasado, Caro Figueroa anticipó que «aún faltan definir que actividades se fomentarán en Cutral Co Plaza Huincul» dentro del Plan de Reactivación que comprende a dos comunas de Salta (General Mosconi y Tartagal) y las dos mencionadas de Neuquén.

El programa básicamente consiste en otorgar beneficios fiscales en la zona, pero en el caso de la provincia patagónica -aclaró Caro Figueroa- se está a la espera de la decisión de Martínez.

En la esfera nacional insisten en que sería inminente una reunión entre el funcionario cavallista y el gobernador Jorge Sobisch, aunque este último expondría la necesidad de extender el salvataje a una zona más amplia de su provincia.

Hace un mes y medio el titular de la cartera política, Ramón Mestre, anticipó en una entrevista exclusiva con «Río Negro» en Comodoro Rivadavia que «en el mapa de conflicto del país» están incluidas las zonas ex petroleras de Neuquén. La evaluación coincidió con un informe en tal sentido, recientemente elaborado por la Secretaría de Informaciones del Estado (SIDE).

La idea del gobierno es mostrar una imagen positiva de acción y anticipación tras lo ocurrido en General Mosconi, confió ayer una fuente del ministerio que conduce el frepasista Juan Pablo Cafiero.

Según pudo averiguar este diario, «Juanpi» Cafiero le pidió al ministro de Economía, Domingo Cavallo, que involucre a los empresarios para que aporten una ayuda ante la preocupante situación social.

«Romero no aparece»

El enviado del gobierno nacional a Salta, el secretario de Pymes Enrique Martínez, se mostró ayer disconforme con la falta de colaboración de las autoridades provinciales y comunales para resolver el conflicto.

Martínez, quien se volvió a reunir con representantes de los piqueteros, «lamento» que los interventores comunales de General Mosconi y Tartagal que responden al oficialismo no aparecen por ningún lado y existe un vacío total de autoridades. El funcionario aclaró que llegó hasta la zona de conflicto no para negociar «sino para colaborar con la gente», ya que «basta con llegar a Mosconi para darse cuenta de que no hay gobierno, el caos es total».

Por su parte, el gobernador Romero confirmó que el jueves venidero se trasladará a la ciudad de Tartagal, donde se instalará con su gabinete, pero adelantó que no dialogará con los «piqueteros o con personas que estén imputadas por actos de violencia». (DYN)

El intendente Benítez descartó un estallido

CUTRAL CO (ACC).- El intendente de Cutral Co, Eduardo Benítez desestimó un posible «estallido social» en esta ciudad porque «no hay margen» para que ello ocurra.

Aclaró que con el aporte conjunto de los gobiernos provincial y nacional se ayuda a transitar la coyuntura y evitar una eclosión como la ocurrida hace cinco años atrás.

El jefe comunal viajará hoy a Buenos Aires y participará de un encuentro en la Jefatura de Gabinete.

El radical Benítez, echó por tierra las versiones sobre un potencial estallido social en la comarca petrolera, aunque no subestimó la existencia de varios focos de conflictos que se nutren en la importante cantidad de desocupados.

«La primera que acudió para continuar trabajando en forma ordenada y permitir la paz social fue la provincia y ahora empezamos a tener contactos con Nación para trabajar a tiempo», dijo el jefe comunal.

Enseguida, explicó que es necesario hacerlo en momentos en que la situación en la ciudad está «tranquila» para «trabajar a tiempo y dar contención en muchos aspectos».

Al descartar estallido dijo que «si no están los pícaros oportunistas de siempre no se producirá».


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Gobernadores del PJ rompen diálogo con Nación