Gobierno se despegó del escándalo Schoklender

El efe de Gabinete negó demora en investigar las sospechas en Fundación Madres. Capital denuncia presiones en favor de obras.



#

BUENOS AIRES (DyN) – El gobierno se despegó del escándalo que roza a la fundación Madres de Plaza de Mayo por el presunto manejo irregular de los fondos públicos para construir viviendas y afirmó que el tema “no tiene por qué preocuparle” a la presidenta Cristina Fernández, “sino a quien eventualmente cometió un error”.

“Si tiene algo para revisar, lo hará la Justicia”, advirtió el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, luego de que estallara la controversia por la abrupta salida de Sergio Schoklender como apoderado de la agrupación que lidera Hebe Pastor de Bonafini, sospechado por irregularidades en la compra de dos terrenos.

En este escenario, el Instituto de la Vivienda de la Ciudad (IVC) ratificó la existencia de una “presión muy grande” de parte de la Casa Rosada y de Madres para el pago de certificados de obras por las viviendas que se realizan a través de la entidad de derechos humanos. “Siempre con el tema de la Fundación -al no tener respaldo económico para pagar los sueldos y demás cosas- hay una presión muy grande, llaman funcionarios del Estado y gente de las Madres (diciendo) que ‘si no, vamos a movilizar a la puerta del IVC a los obreros’ para que paguemos”, afirmó Daniel Garbellini, gerente general del Instituto de la Vivienda porteño.

En tanto, la diputada de la Coalición Cívica Elsa Quiroz acusó a la Unidad de Información Financiera (UIF) de “mirar para el costado” y no actuar con la “rapidez necesaria” frente al pedido que realizó un año atrás para investigar a Schoklender.

Al salir al cruce del pedido formulado por la UIF para que los denunciantes procedan con “responsabilidad” frente a este tema, la legisladora le advirtió al cuerpo que cuando ella y su colega Maricel Etchecoin hicieron esta presentación en junio de 2010 fue “en reserva, sin ningún anuncio y sin utilizar esto para hacer política”.

Aníbal Fernández sostuvo que es “la Justicia” la que debería actuar, en todo caso, para dirimir esta cuestión y dijo que esto “no tiene que preocuparle a Cristina, sino a quien eventualmente cometió un error”.

Por su parte, la diputada Quiroz remarcó: “Yo creo que no hubo la rapidez necesaria” de parte de la UIF. Y sostuvo que la entidad encabezada por José Sbatella, en todo este tiempo podría haber “desestimado la denuncia, aclarando la cuestión y deslindando responsabilidad, o podría haber presentado (el caso) ante la Justicia”.

Consultada si entendía que el organismo miró para el costado en el asunto, la diputada no dudó: “Claro”, evaluó.

Quiroz y Etchecoin denunciaron el 18 de junio ante la UIF a Schoklender por presunto lavado de dinero en la compra de dos terrenos para presuntamente construir viviendas populares.

En febrero del 2008, según la presentación realizada por la CC, Schoklender, en nombre de la empresa Antártica Argentina, compró 12 lotes en José C. Paz por un precio de 95 mil dólares y “el mismo día” adquirió otros 4 lotes, por 65 mil dólares, cifra considerada “irrisoria”.

Las oficinas donde presuntamente trabajaba Schoklender coinciden con las de la constructora que realizaba los proyectos de Madres.


Comentarios


Gobierno se despegó del escándalo Schoklender