Gobierno y FARC intercambian rehenes y presos

Pese a la medida, ayer fue una jornada violenta.

Lo más visto



COLOMBIA.- El gobierno de Colombia anunció ayer que trabaja en un acuerdo humanitario con la principal fuerza rebelde del país, que podría facilitar el primer intercambio de prisioneros en medio del violento conflicto armado que agobia a este país andino.

El anuncio del acuerdo, que busca un canje de policías y soldados enfermos en poder de la guerrilla tras ser capturados en combates, por rebeldes encarcelados con problemas de salud, fue hecho por el alto comisionado para la paz, Camilo Gómez.

El anuncio se conoció un día después de que el presidente Andrés Pastrana prorrogara por 55 días más, hasta el 31 de enero de 2001, un acuerdo que cede el control de una extensa zona de sabanas y selvas a la guerrilla izquierdista para facilitar negociaciones de paz.

Pero el alto comisionado se abstuvo de precisar detalles sobre el número de personas a intercambiar entre las partes y sobre el mecanismo que se utilizará para hacerlo.

Actualmente, más de 450 miembros de las fuerzas militares y de la policía permanecen en poder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), tras haber sido capturados en combates durante los últimos tres años .

Las FARC, el grupo rebelde más antiguo del hemisferio, propuso desde 1998 al gobierno de Pastrana un canje de los miembros de las fuerzas armadas en su poder por unos 350 guerrilleros encarcelados.

Hasta el momento, el gobierno había descartado la posibilidad de un intercambio de policías y soldados secuestrados por guerrilleros encarcelados, argumentando prohibiciones constitucionales y legales.

Gómez dijo que el gobierno aspira en el futuro alcanzar un acuerdo más extenso que permita la liberación de la totalidad de policías y soldados en poder de las FARC, que son retenidos en zonas selváticas cercadas con alambres de púas y en rústicas construcciones de madera, calificadas por el ejército como “campos de concentración”.

El conflicto interno que sacude a Colombia, el más extenso del hemisferio, enfrenta a rebeldes, ilegales grupos paramilitares de ultraderecha y las fuerzas de seguridad del estado. La confrontación dejó 35.000 civiles muertos sólo en la última década. Pero mientras el gobierno anunciaba el miércoles en la noche la prórroga del control de la denominada zona desmilitarizada para facilitar las conversaciones de paz, que las FARC mantienen congeladas desde mediados de noviembre, el grupo rebelde lanzó una nueva escalada de ataques que dejó al menos 17 muertos entre policías, civiles y guerrilleros.

Derechos humanos

En tanto, se conoció ayer el el informe anual de Human Rights Watch que las peores violaciones a los derechos humanos en América se cometen en Colombia, donde la violencia armada se está intensificando.

“Colombia constituye la crisis más urgente en cuanto a derechos humanos en la región y hay evidencia “irrefutable” de que las fuerzas militares siguen cometiendo violaciones a los derechos humanos y apoyando a los grupos paramilitares de derecha, que son responsables de la mayoría de los abusos. (Reuters)


Comentarios


Gobierno y FARC intercambian rehenes y presos