Gobierno y SEPI no logran acuerdo para Aerolínas

Se busca destrabar el aporte de fondos





Funcionarios del gobierno y representantes de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) mantuvieron ayer una cerrada reunión para analizar el futuro de Aerolíneas Argentinas, mientras se avanza en el diálogo con los gremios en busca de un acuerdo que destrabe el aporte de fondos a la empresa.

Fuentes oficiales manifestaron que la reunión desarrollada durante una hora en la Jefatura de Gabinete no tuvo un «resultado positivo», aunque no quisieron dar mayores precisiones; sin embargo, dejaron entrever que permanece firme la decisión del grupo español de no realizar ningún tipo de aporte si no se alcanza un acuerdo con los siete gremios del sector.

De hecho, la condición de la SEPI -que mantiene el 91,2% de la empresa- atravesó sin modificaciones las distintas etapas de la crisis que desembocó el jueves en la convocatoria de acreedores: si los gremios no suscriben un plan de reestructuración, que supone ajustes salariales, modificación de condiciones laborales y despido de personal, no habrá aportes de capital.

Los gremios esperan ser convocados hoy por el gobierno nacional para seguir avanzado en un eventual acuerdo que garantice, con capitales frescos, la operatividad de la empresa, su saneamiento, y su posterior venta.

Ayer trascendió que el ministro de Infraestructura, Carlos Bastos, se comunicó por teléfono con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, para asegurarse que España aportará los fondos necesarios para mantener operativa la compañía.

Aerolíneas opera hoy -con restricciones- sólo sus vuelos regionales y de cabotaje, y registra una fuerte merma de recursos profundizada, además, por una caída de la demanda de pasajes.

Del encuentro de ayer participaron, en representación del gobierno nacional, el Jefe de Gabinete Chrystian Colombo, y los ministros de Infraestructura, y de Trabajo, Patricia Bullrich; mientras que por Aerolíneas lo hizo Emilio Cabrera y por la SEPI, Juan Gurbindo.

Tras el encuentro los funcionarios y directivos se retiraron por la cochera del edificio de la ex Somisa, sin formular declaraciones. Según trascendió, en la reunión los directivos españoles detallaron a los ministros el procedimiento que desarrollarán para avanzar hacia la convocatoria de acreedores, y ratificaron su intención de desprenderse de Aerolíneas lo antes posible.

Fuentes de Aerolíneas señalaron que «se están preparando los papeles que sobre la convocatoria deben presentarse al juez a cargo en los próximos días. Luego habrá una reunión de la Junta (asamblea) de accionistas, y finalmente de los acreedores de la compañía», agregaron.

No obstante, no precisaron si la SEPI aportará los recursos necesarios para que Aerolíneas haga frente al pago de lo que resta de los salarios de mayo, los de junio y también del aguinaldo. Una fuente señaló que «la SEPI siempre ha dicho que no pondrá un dólar más en Aerolíneas si no hay un acuerdo previo con los gremios, aunque éstos dijeron que existe un compromiso del gobierno español de mantener operando a Aerolíneas».

Lo cierto es que desde el gobierno se dejó ver la falta de optimismo, ya que las trabas siguen siendo las mismas que empujaron a la empresa a la convocatoria. Los gremios pidieron un único mediador del gobierno para negociar con SEPI, se habló de Rodolfo Terragno pero hasta ayer no se había oficializado su nombramiento.

Insultan al ex canciller Di Tella

El ex canciller Guido Di Tella debió soportar ayer que aeronáuticos lo increparan mientras esperaba ser atendido en los mostradores de la empresa British Airlines de Ezeiza.

Di Tella aguardaba ser atendido cuando los empleados que realizan los «campamentos obreros» en Ezeiza, esperando una solución al conflicto por el que atraviesa Aerolíneas, advirtieron su presencia. Inmediatamente comenzaron los cánticos que lo responsabilizaron por su tarea como ministro de la gestión menemista que privatizó la línea de bandera, por el deterioro de la compañía aérea. «Paredón, paredón a todos los ladrones que vendieron la Nación», fue uno de los cánticos que debió escuchar

El ex canciller fue atendido rápidamente y personal de la Policía Aeronáutica lo acompañó hasta abordar el avión, ante el temor que sea agredido, debido a que los pasajeros de otras líneas aéreas también le hicieron sus reclamos. (Télam)

Piden límites para los caricaturistas

Los humoristas saben explotar los flancos débiles de los hombres públicos y muchos de ellos admiten que hay algunos que provocan, francamente, a los artistas del humor político. Sin afirmar que se refirieran expresamente al presidente de la Rúa, también reconocen que el humor tiene límites.

Nadando en la marea de la abundancia, provocada por la dirigencia política criolla, los creativos recibieron ayer un mensaje del gobierno que, debilitado en todos sus flancos, pidió límites.

El Gobierno instó ayer «a la reflexión» a la sociedad argentina y en particular a los humoristas que hacen bromas con la figura presidencial, por considerar que «no es bueno para los intereses y las negociaciones del país».

El vocero oficial Juan Pablo Baylac descartó que el Gobierno vaya a iniciar acciones judiciales en contra de quienes satirizan la figura de Fernando de la Rúa, pero reiteró que «debería existir una evaluación acerca de hasta qué punto es bueno para los intereses argentinos jugar a la burla con la investidura presidencial».

En una conferencia de prensa en la Casa de Gobierno luego de una reunión de Gabinete y en declaraciones radiales, el portavoz se negó a precisar si De la Rúa está molesto con sus imitadores tal como sí reconoció ayer el secretario de Cultura, Darío Lopérfido. «He hablado en nombre del Gobierno y no del Presidente que, en todo caso, es el que aguanta sin ninguna preocupación ni tonalidad de humor las situaciones de que es objeto», aclaró Baylac.

A su vez, Lopérfido confirmó que el Presidente está «molesto» por las imitaciones humorísticas y negó que el jefe de Estado vaya a desatar un «mecanismo de juicio» contra esos artistas, aunque consideró que, «en muchos casos, le hubiera asistido la razón en una causa judicial».

El funcionario también opinó que los humoristas que trabajan en la TV «se burlan recurrentemente de muchos políticos» producto de la «chatura» que existe en ese medio. «Me refiero a 500 mil programas que hacen alarde de pocas ideas, verdaderamente, alarde de chatura intelectual», dijo desde Madrid.

Los imitadores de De la Rúa fueron surgiendo en distintos programas televisivos, pero el sketch que terminó por desatar el enojo en el entorno gubernamental es aquel en el que un doble del jefe de Estado protagoniza en el programa, que conduce Marcelo Tinelli, uno de los más populares de la televisión argentina. (DyN)


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Gobierno y SEPI no logran acuerdo para Aerolínas