Goye reformula el gabinete, pero no piensa renunciar

El intendente de Bariloche designó a Raúl Breackman como jefe de Gabinete y analiza otras modificaciones. A pesar de los rumores por el malestar de la presidenta, no hubo señales sobre una eventual dimisión. El mandatario protagonizó varias reuniones en el municipio que sólo fueron interrumpidas para presentar una denuncia por pintadas en el Centro Cívico.



#

Alfredo Leiva(Foto: Miembros de cooperativas realizaron un acampe en el Centro Cívico. Exigen la presencia de Weretilneck en la ciudad. )

tensión política por los saqueos

El intendente Omar Goye recibió en silencio la terminante desaprobación de la presidenta Cristina Fernández sobre su accionar durante la etapa previa y posterior a los saqueos de la semana pasada en Bariloche. En medio de una fuerte presión, el jefe comunal reiteró ayer su determinación de continuar en el cargo y nombró a Raúl Breackman como jefe de su reestructurado gabinete, todavía en revisión.

El mandatario transitó buena parte de la jornada entre rumores de renuncia y reuniones a puertas cerradas con sus colaboradores directos. Sólo interrumpió esos encuentros para concurrir a tribunales a denunciar las pintadas realizadas por familiares de los internos de la Unidad Penal III.

En un “gesto” de firmeza, Goye buscó vincular las pintada “Justicia por los pibes del penal”, plasmado sobre la pared oeste del palacio municipal, con el acampe que mantienen unos 20 integrantes de la cooperativa 1° de Mayo y otras organizaciones la plaza Expedicionarios al Desierto.

Los cooperativistas, que reclaman la presencia del gobernador Alberto Weretilneck o algún funcionario del gobierno provincial que restablezca el diálogo roto con el ministro Ernesto Paillalef, colgaron sus carteles de protesta de la cuestionada escultura “Geometría Sagrada” que ayer fue objeto de otro de los tanto vaivenes del Ejecutivo (ver más información en pág. 26).

Goye supo del malestar de la presidenta a través del senador Miguel Pichetto. Una comunicación telefónica sirvió al parlamentario para detallar el jueves la magnitud de la situación, que incluyó el mandato de revisar los canales institucionales para que deje su cargo.

Este diario preguntó ayer en Roca a Pichetto cuál había sido la reacción del jefe comunal. Respondió que “seguramente estará analizando y pensándolo, y estará conversándolo con sus concejales”.

“Hay una visión ciertamente crítica del gobierno nacional ante estos acontecimientos. Por acción, omisión, incapacidad... son temas que se tendrán que analizar en el ámbito institucional de Bariloche. Lo que nosotros hemos analizado con la presidenta es una mirada más macro, que los hechos fueron provocados, que tienen una usina de difusión”, sostuvo el senador.

Luego insistió afirmando que “el futuro de Goye es un tema que lo tendrá que decidir el marco institucional de Bariloche. Yo lo que le transmití con sinceridad fue la visión que se tenía desde el gobierno nacional. Es lo que corresponde”.

Sin embargo, el intendente no ofreció señales sobre un eventual alejamiento. En ese marco, el nombramiento de Breackman se difundió avanzada la tarde, en un comunicado que señaló el acompañamiento del bloque de concejales del Frente para la Victoria y anticipó que en las próximas horas se conocerían los demás nombramientos previstos para la reestructuración del gabinete.

El pase de Breackman a la jefatura de Gabinete, vacante desde la jefatura de Edgardo Romano, dejará acéfala la Secretaría de Desarrollo Estratégico creada por Goye tras su asunción. Según trascendidos el cargo quedaría sin cubrir para dar respuesta al pedido de reducción de funcionarios realizado por concejales de distintos bloques el miércoles.

El análisis del nuevo equipo de gobierno municipal y la crisis institucional que vive la ciudad comenzó pasado el mediodía en una reunión de la que participaron, además de Goye y sus colaboradores, los concejales oficialistas María Eugenia Martini, Alejandro Ramos Mejía y Ramón Chiocconi.

(AB / Redacción Central)


Comentarios


Goye reformula el gabinete, pero no piensa renunciar