“Gracias a ellos hoy no tenemos un trapo rojo”

Pidieron la absolución para los ex uniformados.

Marcelo Ochoa

El defensor de los policías, Mario Cáccamo, rechazó que la causa involucre delitos de lesa humanidad.

VIEDMA (AV).- “Gracias a esta gente que llamamos represores, que son enjuiciados y condenados, tenemos esa bandera sino habría un trapo rojo y acá un Tribunal revolucionario. Seríamos todos juzgados porque estamos en libertad condicional con esta forma de ser y de actuar de este gobierno”.

Así concluyó su alegato Eduardo San Emeterio, defensor del ex interventor militar de Río Negro, Néstor Castelli. “Hoy estamos en un exceso de poder en la Argentina y desgraciadamente se ha retrocedido a una justicia penal del bajo medioevo, al aplicar el derecho penal inquisitivo que invierte la carga de la prueba”, sostuvo el defensor que no ahorró acusaciones. En ese sentido calificó de haber cometido asesinatos “en su pasado montonero” a varios integrantes del gobierno nacional.

Exigir al Tribunal que “juzguen con ecuanimidad e igualdad”.

Por su parte las defensoras oficiales Gabriela Labat y Alejandra Vidales en representación de los policías retirados Rubén Codina, Víctor Lobos y Alberto Marasco coincidieron con los otros dos defensores en que estos hechos deben ser tratados como delitos comunes. Labat fundamentó que en aquella época eran personas jóvenes que creyeron que cumplían una orden legal. En forma subsidiaria pidió la absolución por el beneficio de la duda.

Los defensores coincidieron en que no hubo en los casos de Ávalos y Lima detenciones ilegales, plantearon contradicciones en los testimonios de ambos. Pero ninguno habló de las torturas padecidas aunque también dudaron de las secuelas sufridas por el tiempo transcurrido. Aseveraron que de los golpes denunciados por Lima en la comisaria de Sierra Grande no participaron Codina ni Lobos “ni estuvieron presentes” según los testimonios y pruebas. “Las detenciones fueron legales, formales y públicas, y hubo secuestros de armas y explosivos formándose una causa en la justicia militar”, dijo Labat.

En este sentido Vidales agregó declaraciones a una revista mexicana de Sodero Nievas -juez del Superior Tribunal de Justicia y presente ayer en la sala- en las que calificó de violenta a la Uocra de Sierra Grande adjudicándole un ataque a su casa. No obstante, la defensora no aclaró que esa manifestación no se refería a la etapa en que Ávalos y Lima se encontraban al frente del gremio.

San Emeterio fundamentó falta de precisión sobre la participación de Castelli en las privaciones ilegítimas de la libertad, aclarando que Viedma estaba bajo control del V Cuerpo, siendo el brazo ejecutor de las disposiciones en la capital rionegrina Padilla Tanco, también fallecido.

juicio por derechos humanos en viedma


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora