“Gracias, hermana Magdalena”



Quisiera, a través del limitado lenguaje humano, expresar mi mayor reconocimiento y gratitud hacia una gran mujer a quien todos conocemos como “la hermana Magdalena”. Religiosa de la Congregación de las Hijas de la Misericordia, ha desarrollado durante muchísimos años una tarea plenamente fructífera a nivel espiritual y social en Cipolletti y en otros lugares del Valle. Aunque “el bien no hace ruido”, también ha sido distinguida en ocasiones como “La Mujer del Año” por el pueblo cipoleño. Hoy nos toca despedirte, Magdalena. Otros destinos te reclaman. Allí continuarás sirviendo a Jesús de la mano de María, Madre de la caridad. Y tu presencia fiel será sinónimo de misericordia, especialmente con los más pobres y sufrientes… con los olvidados y sin voz. “El mejor libro es el que queda inscripto en el corazón del discípulo”, sostenía Sócrates. Por eso, tengo plena certeza de que tu ejemplo y testimonio son semilla para un renovado compromiso de todos nosotros en la utopía de un mundo más justo y humano, en la esperanza de la nueva civilización del amor. Quienes hemos tenido el honor de cruzarnos en tu vida, pedimos al buen Dios, Padre de los pobres, las mayores bendiciones para vos y tu congregación y con todo el corazón te decimos profundamente: “¡Gracias, querida hermana Magdalena!”. Temer Mukled DNI 18.776.322 Catriel

Temer Mukled DNI 18.776.322 Catriel


Comentarios


“Gracias, hermana Magdalena”