Gran primer tiempo, cierre “negro”

Los Pumas dieron pelea en el arranque, pero los All Blacks mostraron su poder en el final.



#

DyN

El Chelo Bosch clavó un penal “desde su casa”. Después fue controlado por los “Hombres de negro”.

A Los Pumas no les alcanzó con jugar un gran primer tiempo y finalmente cayeron ante los poderosos All Blacks por 33-15, en su penúltima presentación en la versión 2013 del Rugby Championship. En un Estadio Ciudad de La Plata colmado, el conjunto argentino dominó gran parte del segmento inicial, pero se desconcentró durante un lapso de no más de siete minutos y debió irse al descanso en desventaja por 11-9. En la segunda mitad, los albicelestes sintieron el esfuerzo y en la última media hora fueron claramente superados por los neocelandeses, quienes en el cierre del partido llegaron al cuarto try y quedaron a un paso del título. Pese a retirarse en desventaja por 11-9, Los Pumas jugaron un gran primer tiempo sobre todo los 20 minutos iniciales, en los que sometieron al actual campeón del mundo. El line funcionó como nunca, el scrum fue demoliendo poco a poco al conjunto adversario y hubo seguridad para recibir cada salida. Hasta ese momento, Nueva Zelanda había pasado pocas veces la mitad de la cancha. A los 22, llegó una jugada controvertida. Sánchez recibió demasiado presionado de un rival, que pareció estar en off side, y ejecutó mal su patada a cargar, y tras una serie de rebotes, la pelota derivó en Savea, quien tomó a la defensa argentina mal posicionada y se metió en el ingoal. Los minutos siguientes fueron de desconcentración del equipo argentino y Cruden logró aumentar cifras. Pero, enseguida, el conjunto de Phelan volvió a equilibrar y se fue al descanso tan sólo dos puntos abajo después de que Sánchez acortara con un nuevo penal. En el arranque de la segunda etapa un penal de Bosch desde larga distancia dejó nuevamente a Los Pumas arriba en el marcador, pero Cruden respondió con otro penal y los All Blacks volvieron a tomar ventajas que iban a ir ampliando. El cansancio comenzó a hacerse sentir en el físico de los argentinos. El line ya no fue tan preciso como en el primer tiempo e incluso el scrum perdió fuerza. Entonces fue todo de la visita, que movió la pelota de una punta a otra y a quebrar la marca argentina por el centro de la cancha. Los tries no tardaron en sucederse y de a poco se fue consumando un claro triunfo de unos All Blacks que tuvieron que trabajar, pero al final se llevaron lo que vinieron a buscar: la victoria y el punto bonus.


Comentarios


Gran primer tiempo, cierre “negro”