¿Grandes utopías?

En Boca sueñan con Gago y en River apareció en escena Ricky Álvarez.



1
#

2
#

En tiempo de vacas flacas para los dos clubes más importantes del fútbol argentino, pensar en la contratación de un par de estrellas internacionales suena a utopía. Fernando Gago, la obsesión de los xeneizes, tiene muchas ganas de regresar al club que lo vio nacer futbolísticamente, pero el dinero es un obstáculo. Mientras que en River sueñan con ver a Ricky Álvarez con la banda cruzada en el pecho, aunque hay entidades que competirán con muchos millones en sus alforjas. En un mercado que se movió poco y nada (lo de Montenegro a Independiente y Vangioni a River fue lo más rutilante en materia de refuerzos), hablar del regreso al país de jugadores de selección no es cosa menor. Pintita tiene motivos suficientes para sumarse al plantel de Carlos Bianchi. Su esposa, la ex tenista Gisela Dulko, está embarazada y con ganas de que su bebé nazca en Argentina; además, el volante central quedó muy decepcionado con la salida del otrora técnico del Valencia, el Flaco Mauricio Pellegrino; y para completar el combo, tiene muchos deseos de ser dirigido por el Virrey, a quien respeta, y mucho. Algunos medios españoles hablaron en la jornada de ayer de un acercamiento entre las pretensiones económicas del jugador y la austeridad que promulga el presidente xeneize Daniel Angelici. Dijo el diario deportivo Superdeporte: “En Valencia se busca recambio para Gago”. En Marca, mientras tanto, especularon con una postura más férrea del Valencia (y sostenían que ayer debía emprender la vuelta hacia el Viejo Continente para ponerse a disposición del nuevo técnico Ernesto Valverde). ¿Cuáles son los obstáculos para que los hinchas de Boca vuelvan a disfrutar de la calidad del volante central? El elevado costo que tuvo que desembolsar el club ‘che’ por Gago, por quien pagó 3,5 millones de euros, y el sueldo del ‘5’. La entidad española quiere retenerlo, aunque por sobre todas las cosas tiene algo en claro: no perderá un euro de lo que invirtió. En la mesa de negociación apareció un contrato de cinco años de duración y financiación para pagar con tres años más de plazo la totalidad del contrato que acercó las partes en la negociación en Buenos Aires. Desde España ven con cierta resignación el tema aunque no cederán ni un euro para que se cumpla el deseo del jugador y su familia: no retornar a Valencia y celebrar la noche de Reyes Magos con nueva casa y nuevo contrato en nuestro país. En River hay dos nombres que obsesionan a Ramón Díaz: Juan Manuel Iturbe y Jonathan Fabbro. El primero, que entrena con el sub 20, tiene muchas ganas de calzarse la casaca del millonario, sobre todo porque no tuvo continuidad en el Porto. El nacionalizado paraguayo, en cambio, dejó en claro que está bárbaro en su actual equipo, donde es ídolo. “Estoy muy bien y muy cómodo en Cerro Porteño. No me desespera ir a River. Lo que sí sería una lástima que me bajen el pulgar por algo que yo no escribí”, dijo Fabbro en relación al tuit que se burló por el descenso al Nacional B. “RiBer va ganando en su primer partido en la B, jajaja”, es lo que apareció en su cuenta de Twitter en el mes de agosto de 2011. Ante ésto el nombre que surgió en la carpeta de Daniel Passarella en las últimas horas fue el de Ricky Álvarez, el ex- Vélez que jugó en el seleccionado de Alejandro Sabella, pasó al Inter, anduvo muy bien de arranque pero después perdió lugar. El Káiser, que recorre Italia buscando vender a Rogelio Funes Mori y a Ezequiel Cirigliano, haría una oferta en el club de Milán, aunque a esta altura ya hay tres entidades fuertes y con billeteras gordas en busca del ex Vélez: el Porto, Espanyol de Barcelona y Galatasaray de Turquía.

fútbol de afa


Comentarios


¿Grandes utopías?